La protección de civiles debe ser una prioridad del Consejo de Seguridad, dice el vicesecretario general

Niños albergados en el Centro de Protección a Civiles de la UNMISS en Bentiu, Sudán del Sur. Foto: ONU/JC McIlwaine

Share

19 de enero, 2016 — La población civil se ha convertido en víctima deliberada en muchos escenarios de conflicto, por ello, las discusiones del Consejo de Seguridad de la ONU deben tener como centro la protección de los civiles.

El vicesecretario general de Naciones Unidas, Jan Eliasson, expresó lo anterior durante un debate abierto de ese órgano resolutivo en el que participaron la Cruz Roja, Oxfam, varias agencias de la ONU y decenas de Estados miembros del organismo mundial.

Las discusiones fueron presididas por José Luis Cancela, vicecanciller de Uruguay, país que ocupa este mes la presidencia del Consejo.

Eliasson destacó las violaciones a las leyes humanitarias y de derechos humanos por los combatientes de muchos conflictos, y citó algunos ejemplos recientes.

“En tiempos de guerra, los hospitales deben ser santuarios. Sin embargo, recientemente hemos visto un aumento de los ataques a hospitales y centros de salud. En Afganistán un bombardeo aéreo destruyó una sala de operaciones y devastó otras instalaciones. En Yemen, los hospitales han sido atacados y los niños que no han muerto a causa de las balas o bombas mueren por falta de medicinas o cuidado”, apuntó.

Eliasson se refirió a las atrocidades cometidas por grupos terroristas como Daesh o Boko Haram, así como por otras agrupaciones armadas irregulares o estatales que buscan destruir el tejido social.

En este contexto, urgió al Consejo a abordar esa amenaza con determinación y respeto a los derechos humanos.

El vicesecretario general dijo también que la comunidad internacional y el Consejo de Seguridad deben condenar los abusos y velar por el respeto a las leyes internacionales, actuar con antelación en los escenarios proclives a conflictos y poner fin a la impunidad.

Finalmente, Eliasson llamó al Consejo a restaurar la fe en los instrumentos legales y a demostrar en la práctica que los seres humanos son el centro del trabajo de la ONU.

Noticias relacionadas