MINUSCA investiga nuevas denuncias de explotación sexual en la República Centroafricana

Parfait Onanga-Anyanga, jefe de la MINUSCA. Foto de archivo: MINUSCA

Share

05 de enero, 2016 — La ONU informó que su misión de paz en la República Centroafricana investiga nuevas denuncias de explotación y abuso sexual por parte de algunos cascos azules, y reiteró que su compromiso de hacer cumplir la política de Tolerancia Cero para ese tipo de casos.

El comandante de la Misión Multidimensional Integrada de Estabilización de la ONU en ese país (MINUSCA), Parfait Onanga-Anyanga, se reunió hoy con los integrantes de esa fuerza para hablar de los presuntos atropellos a cuatro menores de edad cometidos en Bangui.

El jefe de la MINUSCA recordó que no habrá ninguna complacencia para los responsables ni para los cómplices de ese tipo de acciones, que dejan un trauma profundo en la vida de gente vulnerable y que, además, manchan el honor de los cascos azules, de sus países de origen y de la ONU.

“En las operaciones de paz de Naciones Unidas no hay cabida para quienes traicionan la confianza de la gente a la tienen que ayudar”, puntualizó Onanga-Anyanga.

Por su parte, el portavoz en Nueva York de Naciones Unidas, Stephan Dujarric, anunció en conferencia de prensa que un equipo de investigadores está en camino para realizar las pesquisas e indicó que los países de los supuestos agresores han sido notificados.

Además, explicó que el sistema de la ONU en su conjunto colabora en la respuesta a estas denuncias.

“La semana pasada, el personal de la oficina de UNICEF en Bangui visitó a las cuatro presuntas víctimas. UNICEF trabaja con un socio local para ayudar a las menores a recibir atención médica, y evalúa sus necesidades psicosociales. Las niñas también han recibido ropa, zapatos y estuches de higiene personal”, apuntó.

Dujarric también subrayó que todo el personal y las unidades internacionales tienen la obligación de regirse por los más altos estándares de comportamiento y conducta.

La MINUSCA señaló que, en conjunto con el Alto Comisionado de la ONU para los Derechos Humanos, estudia medidas para combatir entre sus efectivos los abusos y la explotación sexual.

Asimismo, reveló que otras provisiones incluyen la protección de los denunciantes de este tipo de transgresiones, y el establecimiento de una brigada policíaca para identificar a los responsables de perpetrarlas y evitar que ocurran nuevos casos.

La Misión abogó por patrullar los campamentos de desplazados en colaboración con las fuerzas de seguridad centroafricanas y llamó a los países de origen de los supuestos culpables a emprender inmediatamente sus propias investigaciones.

Noticias relacionadas