A pesar del alto el fuego en Yemen, aumentan las víctimas civiles, alerta la ONU

En muchas áreas de Yemen, devastadas por el conflicto, la continua inseguridad impide el acceso a las organizaciones humanitarias. Foto: PMA/Ammar Bamatraf

Share

05 de enero, 2016 — El conflicto armado en Yemen sigue pasando factura a los civiles a pesar del alto el fuego: en diciembre, 81 perdieron la vida y 109 resultaron heridos. Esto asciende el total de víctimas en los últimos 9 meses a 8.119 personas, incluyendo muertos y heridos.

Según la ONU, al menos 62 de las bajas en diciembre fueron consecuencia de los ataques aéreos de las fuerzas de la coalición saudita, duplicando el total de noviembre.

Estos ataques continúan en el nuevo año. El 3 y 4 de enero se registraron 11 en Sana’a, la capital del país. Si bien no se sabe todavía con seguridad si hubo víctimas, los primeros informes indican que varios edificios públicos sufrieron daños en áreas densamente pobladas.

En conferencia de prensa en Ginebra, el portavoz de la Oficina del Alto Comisionado de la ONU para los Derechos Humanos aseguró que la agencia está particularmente preocupada por la situación humanitaria en Taiz, ciudad que ha sido el escenario de numerosos enfrentamientos violentos durante más de ocho meses.

“El estricto control de todos los puntos de entrada a la ciudad por las fuerzas aliadas a los houthis han resultado en un acceso muy limitado para distribuir suministros básicos, incluyendo comida, y hacen que las condiciones sean extremadamente graves para la población civil”, dijo Rupert Colville.

Las cárceles de Yemen también se han visto impactadas por el conflicto. Desde el 26 de marzo, más de 40 prisioneros han muerto y otros 10 han resultado heridos como consecuencia de ataques aéreos. Se estima que más de 4.300 habrían escapado de los centros de detención en todo el país.

Además, las condiciones en las cárceles son cada vez peores. La escasez de agua, electricidad, combustible y comida es alarmante. Además, en muchos centros la propagación de enfermedades contagiosas como la sarna y el hacinamiento son problemas de difícil solución en estas circunstancias.

Debido a que muchas cortes no están operativas en medio del conflicto, se acumulan los retrasos en las vistas de los prisioneros y, en algunos casos, en su liberación. Muchos presos no han podido recibir visitas de sus abogados ni familiares.

Las conversaciones de paz en Suiza concluyeron tras cinco días con pocas evidencias de resultados tangibles, y la decisión de la coalición de interrumpir el alto el fuego no es un buen augurio para los esfuerzos de volver a reunir a las partes enfrentadas en la mesa de negociaciones.

Sin embargo, la ONU asegura que todavía espera retomar las conversaciones, programadas para el 14 de enero, si bien no se sabe aún dónde.

Noticias relacionadas