La Misión ONU-OPAQ para Siria presenta su último informe al Consejo de Seguridad

Sigrid Kaag, Coordinadora Especial de la Misión conjunta ONU-OPAQ para la eliminación de armas químicas en Siria Foto:ONU/Evan Schneider

Share

04 de septiembre, 2014 — La Misión Conjunta de la ONU y la Organización para la Prohibición de Armas Químicas (OPAQ), encargada de vigilar la destrucción de esas armas en Siria, cumplió su cometido pese a las difíciles condiciones en que debió desempeñarse.

La titular de esa Misión, Sigrid Kaag, rindió hoy al Consejo de Seguridad de Naciones Unidas el último informe sobre el trabajo de ese grupo de expertos.

Al término de la sesión a puerta cerrada, en un encuentro con la prensa, Kaag se refirió a la labor realizada como “un proceso único”, y explicó que la gran mayoría del arsenal químico sirio ha sido destruido y lo que resta de esas armas se está eliminando.

En cuanto a la existencia de armas químicas en manos de actores no estatales de Siria, Kaag advirtió que es complicado declarar a un país completamente limpio de ese tipo de armamento por numerosas razones, entre ellas la posesión por diversas partes de esos artefactos.

“El trabajo que la OPAQ puede hacer se basa en una declaración, en una Convención que es un instrumento adoptado por los Estados, y en la actualidad hay muchos más actores que el Estado”, apuntó.

Kaag destacó en este sentido la cooperación de las autoridades sirias durante el proceso de desmantelamiento, transporte y eliminación de las armas químicas.

Noticias relacionadas