La ONU subraya que Sudán del Sur está al borde de una catástrofe humanitaria

Distribución de alimentos a desplazados en Sudán del Sur Foto: PMA/Ahnna Gudmunds

Share

06 de agosto, 2014 — El Secretario General de la ONU expresó hoy profunda preocupación por la grave situación humanitaria en Sudán del Sur y condenó los recientes asesinatos de cinco ciudadanos de ese país que trabajaban con organizaciones de socorro no gubernamentales en el estado de Alto Nilo.

Ban Ki-moon exigió a las autoridades que investiguen esos trágicos sucesos y pidió a los grupos armados implicados en esta crisis que hagan todo lo posible para que el personal humanitario y los civiles no sufran daños. Además, reiteró que no hay una solución militar para esta crisis.

Ban aogió con beneplácito la reanudación esta semana de conversaciones entre las partes en la capital etiope, Addis Ababa, bajo los auspicios de la Autoridad Intergubernamental sobre Desarrollo (IGAD) y les urgió a entablar un diálogo relevante, para avanzar el proceso político e implementar acuerdos anteriores para poner fin a las hostilidades.

El titular de la ONU también resaltó la importancia de la visita que realizará en este mes el Consejo de Seguridad a ese país, que atraerá la atención internacional hacia la grave situación humanitaria.

También este miércoles, el subsecretario general para Operaciones de Paz de la ONU, Edmond Mulet, informó al Consejo de Seguridad de las dificultades que afronta la Misión de la ONU en ese país, la UNMISS, en el cumplimiento de su mandato y de los graves efectos que el conflicto entre el gobierno y el principal grupo de oposición está teniendo en la población.

“Después de tres años de independencia, Sudán del Sur está al borde de una catástrofe humanitaria y un prolongado conflicto interno. Es una crisis causada por el hombre y aquellos responsables de ella han estado muy lentos para resolverla”, manifestó Mulet.

Aludió a los continuos enfrentamientos entre fuerzas gubernamentales y tropas del SPLM/A, en la oposición, en diversas zonas del país y a otros incidentes graves en los últimos días en el condado de Maban, en el estado de Alto Nilo, que han causado la muerte de trabajadores humanitarios.

Mulet explicó que las acciones violentas de una milicia local en ese condado han llevado al personal de la ONU y de otras organizaciones humanitarias a buscar protección, al tiempo que provocaban el desplazamiento de miles de civiles.

Personal de la ONU considerado no esencial en ese condado ha comenzado a ser evacuado y se ha reforzado la presencia de cascos azules en la zona.

La UNMISS continúa afrontando restricciones de movimiento por parte del ejército, al tiempo que sigue ofreciendo protección a más de 95.000 desplazados forzosos en sus instalaciones en Bentiu, Juba y Malakal, entre otras ciudades, lo que supone una pesada carga para sus recursos presupuestarios y logísticos.

Mulet subrayó que la magnitud de las acciones humanitarias en Sudán del Sur ha llegado a un punto en que ahora constituye la mayor operación de ese tipo que se realiza en un solo país. Casi 4 millones de personas afrontan niveles alarmantes de inseguridad alimentaria.

Explicó además que el despliegue de tropas adicionales, ya autorizadas por el Consejo de Seguridad, avanza bien y hasta el 4 de agosto un total de 3.525 efectivos de un total de 5.500 previstos ya estaban en el terreno. El despliegue del resto del incremento se prevé para octubre.









Noticias relacionadas