Representantes de Israel y Palestina en la ONU mantienen sus posiciones sobre el conflicto en Gaza

Operativo militar israelí en Gaza Foto: ONU/Shareef Sarhan

Share

31 de julio, 2014 — El embajador de Israel ante las Naciones Unidas, Ron Prosor, declaró este jueves, coincidiendo con una nueva sesión urgente del Consejo de Seguridad sobre la situación en Gaza, que ningún soldado de su país apunta de forma intencionada a civiles palestinos.

Prosor también aseguró que Israel no rehúye aceptar la responsabilidad por incidentes durante el conflicto, y lamentó que miembros de la comunidad internacional se apresuren a condenar a su país por supuestos crímenes de guerra mientras que la reacción es más benévola con Hamas.

El diplomático reiteró que Hamas es una organización terrorista que apunta indiscriminadamente con cohetes a Israel.

“Hamas usa a su propia gente como escudos humanos, esconde bombas en mezquitas, establece puestos de mando dentro de hospitales, coloca bombas trampa en casas residenciales. En una calle de Gaza compuesta por 28 edificios, 19 de ellos contaban con bombas trampa y hemos encontrado explosivos en la cuna de un bebé”, detalló Prosor.

El embajador exhibió un mapa aéreo que probaría que Hamas dispara cohetes a metros de escuelas, como prueba de que la organización estaría cometiendo crímenes de guerra.

Por su parte, el observador permanente del Estado de Palestina ante las Naciones Unidas, Riyad Mansour, declaró que los alegatos del gobierno israelí son injustificables.

Subrayó que la deplorable situación humanitaria en Gaza equivale a un “genocidio” contra el pueblo palestino, de 1,8 millones de civiles en la Franja de Gaza.

“Estoy de acuerdo con el sentimiento de nuestra gente en la Franja de Gaza que siente que la comunidad internacional le ha fallado y que no está haciendo valer su peso para decir que esto es suficiente y que no puede ser tolerado y debe detenerse inmediatamente”, enfatizó Mansour.

Noticias relacionadas