La ONU resalta que una solución militar no resolverá la crisis en Iraq

El Representante Especial del Secretario General de la ONU para Iraq, Nickolay Mladenov Foto: UN Photo/Amanda Voisard

Share

23 de julio, 2014 — El representante de la ONU para Iraq, Nickolay Mladenov, informó hoy al Consejo de Seguridad de la grave situación en ese país y de las atrocidades cometidas por grupos rebeldes armados, y resaltó que una solución militar no logrará atajar esa crisis.

"Hay que ser muy claros: una solución militar no es suficiente y por si sola no será efectiva. De hecho, será imposible sin abordar las causas de raíz de la violencia e implementando medidas sociales y políticas que respondan a las preocupaciones de todas la comunidades sin excepción”, declaró Mladenov.

Explicó que el grupo radical Estado Islámico de Iraq y Levante (EIIL), afiliado a Al Qaeda, controla una tercera parte del país; que se adueñó de 450 millones de dólares de fondos públicos tras invadir Mosul, la segunda ciudad iraquí más importante, y que tiene el dominio sobre infraestructura clave, incluidos pozos petroleros y oleoductos.

Mladenov, que es también jefe de la Misión de Asistencia de la ONU para Iraq (UNAMI), aludió además a las numerosas atrocidades cometidas por ese y otros grupos rebeldes contra la población civil y del impacto que todo ello tiene en la situación de los derechos humanos.

Precisó que, entre enero y junio, en Iraq han perdido la vida 5.500 personas a causa de la violencia y otras 12.000 han resultado heridas. En lo que va de julio han muerto casi 900 iraquíes.

Además, más de 1,2 millones de personas han perdido sus hogares y tres cuartas partes de ellas están desplazadas en áreas que no controla el gobierno iraquí o son muy inseguras.

El Kurdistán acoge a 300.000 desplazados recientes iraquíes, que se suman a otros 225.000 sirios acogidos en ese territorio.

Mladenov resaltó en su intervención ante el Consejo por videoconferencia desde Bagdad que, además de las acciones militares, es necesario atender de inmediato las demandas legítimas de la comunidad sunita y de otros grupos, en un proceso político democrático y con el apoyo regional e internacional.



Noticias relacionadas