La ONU pide no abandonar a Iraq ante la crisis actual

Nickolay Maldenov. Foto archivo: UNAMI

Share

25 de junio, 2014 — El representante especial de la ONU para Iraq, Nikolay Mladenov, subrayó hoy la importancia de ayudar a ese país a resolver la crisis actual en que está sumido y reiteró la necesidad de diálogo y de unidad entre las fuerzas políticas.

“No se debe dejar a Iraq que trate de resolver esta crisis en solitario, pues tiene implicaciones regionales que van mas allá de sus fronteras”, manifestó Mladenov durante una conferencia de prensa por videoconferencia desde Bagdad.

Expresó las expectativas que se tienen de que el nuevo parlamento elegido en los comicios del pasado 30 de abril se rena finalmente el próximo 1 de julio y comience así el procedo de elección de presidente y de un nuevo gobierno, que se ocupe de la situación generada tras la caida de Mosul en manos del grupo radical Estado Islámico de Iraq y de Levante (EIIL)

Afirmó que el objetivo de la Misión de Asistencia de la ONU en ese país (UNAMI) desde aquellos comicios ha sido mantener el proceso político vivo y revitalizarlo en espera de que se reúna la nueva legislatura y recordó que ha insistido en la necesidad de un diálogo nacional, de unidad y de la total participación de la comunidad sunita en el proceso político.

Mladenov afirmó que la amenaza que representa EIIL afecta a todas la comunidades en el país, por lo que cualquier éxito que se pretenda en el plano militar requiere, entre otras cosas, un nivel de acuerdo entre todas las comunidades.

“Una solución militar por si sola no será posible. Se requiere un conjunto de medidas políticas y sociales que aborden las inquietudes de todas las comunidades y a la vez se base en un acuerdo amplio", recalcó Mladenov.

También aludió a la importancia de respetar el marco constitucional y el proceso político democrático así como de mantener la asistencia regional e internacional a esos esfuerzo.

En el plano humanitario, Mladenov asesguró que Iraq es uno de los países del mundo con más desplazados por la violencia. Más de un millón han tenido que abandonar sus hogares desde comienzos de enero, que se suman a otro millón que había anteriormente a causa de conflictios previos, y entre ellos unos 220.000 refugiados sirios.

Manifestó que la capacidad del gobierno iraquí para atender a esa población está al límite y que la ayuda de la ONU es vital, en un clima cada vez mas sectario.

El representante de la ONU indicó además que todas las partes en este conflicto han cometido violaciones de los derechos humanos y que la UNAMI monitorea la situación en ámbito, y urgió a las autoridades a investigar las atrocidades que se denuncian y a juzgar a los responsables.

Explicó también que de los 105 millones de dólares que la ONU solicitó para asistir a los desplazados en Anbar se han recibido sólo 24 millones y que con la escalada de violencia la necesidad de fondos puede duplicarse.




Noticias relacionadas