Los últimos materiales químicos salieron ya de Siria

La Coordinadora de la Mision Conjunta para Siria de la ONU y la OPAQ, Sigrid Kaag, en el puerto de Latakia Foto archivo: ONU- OPAQ

Share

23 de junio, 2014 — Nueve meses después de dar comienzo los trabajos para destruir el arsenal químico de Siria, este lunes salió de ese país el último cargamento con materiales de ese tipo. El Secretario General de la ONU dio la bienvenida a ese logro y felicitó a la Misión conjunta de la ONU y la Organización para la Prohibición de Armas Químicas (OPAQ) por haber completado, con la colaboración de numerosos países, una tarea tan difícil en una zona de guerra activa.

En un comunicado difundido por su portavoz se señaló que Ban Ki-moon ha reiterado su profunda angustia por la tragedia de Siria y de su gente y apuntó que cuando hay voluntad política, como se ha demostrado con esta misión, se puede avanzar hacia la paz.

El director general de la Organización para la Prohibición de Armas Químicas (OPAQ), Ahmet Üzümcü, informó hoy que los últimos químicos identificados en territorio sirio fueron embarcados en un mercante danés que partió del puerto de Latakia.

Üzümcü explicó que la siguiente etapa de la Misión Conjunta de la OPAQ y la ONU para Siria es completar las operaciones marítimas de entrega de ese arsenal al buque estadounidense Cape Ray, así como a las instalaciones en Finlandia, Alemania, el Reino Unido y Estados Unidos, donde será destruido.

El titular de la OPAQ destacó la cooperación del gobierno sirio en el proceso y señaló que, pese a los retrasos, las autoridades se ajustaron a los requisitos.

Asimismo, indicó que la colaboración internacional fue crucial para las operaciones y agradeció la contribución de los países directamente involucrados en el proceso.

El cargamento final de productos químicos que ha salido ya de territorio sirio representaba un 7,2 por ciento del arsenal identificado y hasta ahora no había sido posible extraerlo por la inseguridad imperante en la zona en que estaban almacenados.

Üzümcü resaltó que nunca antes se había conseguido sacar todo un arsenal de armas de destrucción masiva de un país sumido en un conflicto armado interno y en plazos de tiempo muy exigentes.

Por su parte, la Misión ONU-OPAQ para Siria dio la bienvenida al éxito de esta última operación, con lo que el total de materiales químicos destruidos o sacados de ese país llega al cien por cien.

“La tarea operativa más problemática en el marco de los esfuerzos para eliminar el programa sirio de armas químicas ha llegado a su final”, señaló la Misión en un comunicado.

Además de las operaciones extractivas, Siria ha destruido todo el equipamiento para la producción y elaboración de esas armas así como la munición, y muchas instalaciones empleadas en esas labores, a excepcíón de una docena que están pendientes de una decisión de la OPAQ.

La Misión que coordina Sigrid Kaag reconoció además la cooperación constructiva del gobierno sirio en todo este operativo y de todos los países que han participado en el.

“Un nuevo capítulo en el proceso de eliminación comienza ahora”, subrayó ese organismo, que también aludió a la tragedia humana que ha sufrido el pueblo sirio y confió en que esta contribución finalmente haga una diferencia significativa para los ciudadanos de Siria y en la región.



Noticias relacionadas