Ban: una sola familia destrozada por la guerra ya es demasiado

Familia desplazada por la violencia en Mosul. Foto: ACNUR/S. Baldwin

Share

20 de junio, 2014 — El Secretario General de la ONU manifestó hoy que el creciente número de desplazados forzosos en todo el mundo es un crudo recordatorio de la incapacidad de la comunidad internacional para superar sus divisiones y prevenir y poner fin a conflictos.

En un mensaje coincidiendo con la conmemoración este viernes del Día Mundial de los Refugiados, Ban Ki-moon subrayó que la guerra y la violencia han forzado a más de 50 millones de personas a dejar sus hogares y 16,7 millones de ellos han tenido que buscar refugio en otros países.

Ban explicó que una gran parte de los refugiados en el mundo viven en países en desarrollo y que la mayoría de estas naciones han mantenido sus puertas abiertas y han mostrado una generosidad que a menudo supera sus propios recursos.

“Hago un llamamiento a los Estados Miembros y a nuestros aliados de la sociedad civil a hacer todo lo posible para ayudar a los países y a las comunidades que han acogido a desplazados forzosos”, señaló Ban Ki-moon

También destacó la labor de la Agencia de la ONU para los Refugiados (ACNUR) y de otras asociadas para proveer medios de subsistencia a millones de refugiados y desplazados internos, y agregó que la respuesta humanitaria por si sola no es suficiente, y que se necesitan soluciones políticas con urgencia.

Ban Ki-moon recordó que las crisis en Siria y en otros países africanos son en parte responsables del fuerte incremento en la cifra de desplazados forzosos, pero recordó además que otros conflictos no resueltos han impedido a numerosas personas regresar a sus hogares.

Entre ellos citó los vividos en Colombia, Afganistán, Myanmar, Somalia o Sudán, entre otros, que han obligado a cientos de miles de personas a vivir en el exilio por varias décadas y a veces incluso por generaciones.


Noticias relacionadas