La ONU subraya la vulnerabilidad de las mujeres en Mali en medio de la crisis

El director de operaciones de la OCHA, John Ging Foto: Evan Schneider

Share

19 de junio, 2014 — El director de operaciones de la Oficina de la ONU para la Coordinación de Asuntos Humanitarios (OCHA), John Ging, resaltó hoy la vulnerabilidad de las mujeres en medio de la crisis que atraviesa Mali y señaló que miles de de ellas han sido victimas de violencia.

“La violencia contra la mujer es un asunto muy importante y abominable y necesitamos movilizar acciones más efectivas para afrontar eso”, manifestó Ging durante una conferencia de prensa durante la que explicó la grave situación humanitaria en ese país africano.

Explicó que durante su visita a ese país la pasada semana fue informado de la grave situación de numerosas mujeres malienses y señaló que el pasado año se registraron más de seis mil casos de violencia contra ellas, y sólo en la región de Gao se denunciaron más de 300 violaciones.

Además, casi un 85% del medio millón de menores de 5 años en el sur del país afrontan el riesgo de desnutrición aguda y un millón y medio de ciudadanos necesitan ayuda alimentaria urgente.

Ging indicó que las agencias de la ONU y otras organizaciones humanitarias están realizando una encomiable labor a pesar de los riesgos y han asistido a más de medio millón de personas con alimentos y unas 200.000 tienen ahora acceso a agua potable.

Además, unos 400.000 niños han recibido materiales escolares y asistencia educativa por parte de UNICEF, para paliar el efecto que la crisis está teniendo en las actividades de enseñanza.

Ging aludió también a la escasez de fondos para las operaciones humanitarias en ese país y precisó que de los 568 millones de dólares solicitados sólo se han recibido hasta ahora 135 millones.

Explicó que 137.000 malienses han buscado refugio en los países vecinos y hay 151.000 desplazado internos, cifras en ambos casos algo inferiores a las que se registraban hace un año.

No obstante, la reciente violencia en la región de Kidal, en el norte de Mali, ha generado el desplazamiento forzado de más de 17.000 personas en pocos días.

Ging explicó además que en algunas zonas del país donde no funcionan los servicios públicos numerosas personas dependen de la asistencia que ofrecen las agencias humanitarias para sobrevivir.

“La tragedia de este país es qur está atrapàdo en esta situación por causas humanas y que físicamente se ubica en una región como el El Sahel. Sin embargo, tiene el potencial de sostenerse por si mismo si se resuelven los asuntos que generan la violencia”, declaró el director de operaciones de la OCHA.

Agregó que había escuchado el compromiso de las autoridades a resolver la crisis mediante el dialogo, pero que se necesita que eso se traduzca en acciones concretas y dijo que los ciudadanos reclaman claramente que se soluciona la crisis actual.






Noticias relacionadas