Ban: los pequeños Estados insulares sufren las consecuencias del cambio climático

Fuente; PNUMA

Share

05 de junio, 2014 — Los pequeños Estados insulares en vías de desarrollo no causan el cambio climático pero sufren las dramáticas consecuencias de ese fenómeno, señaló hoy el Secretario General de la ONU con motivo del Día Mundial del Medio Ambiente.

En un mensaje, Ban resaltó que unos 63 millones de personas viven en pequeños Estados insulares y deben tener voz en los debates actuales sobre una acción global para proteger el medio ambiente.

Agregó que a pesar de su reducido tamaño, esos países son grandes reservas de biodiversidad y albergan algunas de las especies de plantas y animales más importantes del planeta.

El titular de la ONU afirmó que esos Estados solo generan el 1 por ciento de las emisiones totales de gases de efecto invernadero y sin embargo son los más perjudicados por esa amenaza.

La mayoría de esas islas son especialmente vulnerables a los efectos del cambio climático, debido a la subida del nivel del mar y a grandes tormentas.

Por su parte, el presidente de la Asamblea General de la ONU, John Ashe, instó a los Estados miembros y a la sociedad civil a “alzar sus voces, no el nivel del mar”.

El director ejecutivo del Programa de las Naciones para el Medio Ambiente (PNUMA) recordó por su parte, también en un mensaje, que Barbados era en esta ocasión el anfitrión del Día Mundial del Medio Ambiente y esa nación es referencia de los desafíos que enfrentan los pequeños Estados insulares en vías de desarrollo, incluida su propia existencia, como en el caso Kiribati, Maldivas, las Islas Marshall y Tuvalu, a causa de la subida del nivel de los océanos debido al cambio climático.

Añadíó que Barbados no está adoptando una actitud pasiva ante los retos que enfrenta y desde hace tiempo es uno de los líderes en la zona del Caribe en iniciativas relacionadas con la economía verde o respetuosa con el medio ambiente, como ha dejado patente en su plan Estratégico para el periodo 2006-2025.

Según un nuevo informe del PNUMA difundido este jueves, se necesita un cambio inmediato de las políticas e inversiones hacia un crecimiento económico verde, con el fin de que los efectos del cambio climático no sean más graves.

El estudio señala, por ejemplo que los arrecifes de coral están ya gravemente afectados por el aumento de las temperaturas del mar en la superficie.

Calcula que el coste neto de la pérdida de la cubierta de coral, de alrededor de 34 millones de hectáreas durante dos décadas, será de alrededor de 11,9 billones de dólares para la economía internacional, siendo los pequeños Estados insulares en desarrollo los principales afectados por estas pérdidas.

Como ejemplo, se cita el Caribe Insular, donde hasta un cien por cien de los arrecifes de coral de algunas áreas se han blanqueado debido al estrés térmico relacionado con el calentamiento mundial.




Noticias relacionadas