Siria: el conflicto tiene efectos devastadores en la economía y el empleo

Civiles en Yarmouk, Siria Foto:UNRWA

Share

28 de mayo, 2014 — La Agencia de la ONU para los Refugiados Palestinos (UNRWA) difundió hoy un informe que refleja los efectos devastadores que el prolongado conflicto en Siria tiene en la economía y el empleo en ese país.

“Siria está asolada por la carencia de puestos de trabajo y un desempleo abrumador”, manifestó Alex Pollock, director de microcrédito de la UNRWA, al presentar el informe, y resaltó que desde que comenzó el conflicto, hace ya más de tres años, 11 millones de personas han perdido su principal fuente de ingresos y casi 2,7 millones se han sumado al desempleo.

A ello se une la escalada de los precios, lo que representa un problema grave para los hogares que afrontan ya una difícil subsistencia.

El informe de la UNRWA, el Programa de la ONU para el Desarrollo (PNUD) y el Syrian Centre for Policy Research, que se centra en la situación económica en el segundo semestre de 2013, reveló que la deuda pública siguió creciendo, debido a las importaciones de petróleo y de materias primas básicas, y alcanzó el 126% del Producto Interno Bruto (PIB).

Una porción creciente de esa deuda está relacionada también con préstamos extranjeros, principalmente de Irán.

El estudio señala además que 3 de cada 4 sirios vivían en la pobreza a finales de 2013 y más de la mitad de la población se hallaba en una situación extrema.

Los autores calculan que el desarrollo humano en Siria ha retrocedido el equivalente a unas cuatro décadas durante el conflicto, y más de la población infantil en edad escolar no va a clases. A finales del pasado año unas 4.000 escuelas no funcionaban por haber quedado destruidas, dañadas o albergar a desplazados.

El sistema de atención sanitaria ha sufrido también un grave impacto debido a la destrucción de hospitales y centros médicos, a la marcha de personal cualificado, a las bajas entre el personal sanitario y al colapso de la industria farmacéutica.

El informe señala que 61 de 91 hospitales públicos habrían quedado dañados y también resultaron afectados 53 hospitales privados.

Además, el conflicto en ese país está creando nuevas élites políticas y económicas que usan redes nacionales e internacionales para comerciar de forma ilegal con armas, materias primas y personas, a la vez que cometen pillaje, robos, secuestros y se aprovechan de la asistencia humanitaria.


Noticias relacionadas