El Consejo de Seguridad modifica y amplía el mandato de la Misión de la ONU en Sudán del Sur

El Consejo de Seguridad de la ONU Foto archivo: ONU-Devra Berkowitz

Share

27 de mayo, 2014 — El Consejo de Seguridad de la ONU adoptó hoy por unanimidad una resolución mediante la que prorrogó el mandato de la Misión de la ONU en Sudán del Sur (UNMISS) hasta el 30 de noviembre y estableció nuevas prioridades para ella, incluida la protección de los civiles.

Además de esa labor, la UNMISS se ocupará de vigilar e investigar las violaciones de los derechos humanos y en particular los abusos que se cometan contra las mujeres y los niños, “incluidas todas las formas de violencia sexual y por razón de género en los conflictos armados”.

El Consejo encomienda también a la Misión crear las condiciones, incluido en el plano de la seguridad, para la prestación de asistencia humanitaria y garantizar la seguridad y la libre circulación del personal de las Naciones Unidas y asociado.

Ese órgano decidió además que otra tarea prioritaria será la de apoyar la aplicación del Acuerdo de Cesación de Hostilidades, suscrito por el gobierno sur sudanés y el Movimiento/Ejército de Liberación del Pueblo Sudanés (en la Oposición) el pasado 23 de enero.

El Consejo instó a todas las partes “a que se impliquen en un diálogo nacional abierto y plenamente inclusivo, con el propósito de establecer la paz duradera, la reconciliación y la buena gobernanza”.

La UNMISS, con una dotación militar máxima autorizada de 12.500 efectivos y de 1.323 policías, deberá dar máxima prioridad a la protección de civiles cuando tenga que decidir cómo utiliza su capacidad y sus recursos. El Consejo la autoriza a utilizar “todos los medios necesarios” para desempeñar las tareas que le encomienda.

Ese órgano condenó en los términos más enérgicos los ataques y amenazas contra el personal de la UNMISS y las instalaciones de Naciones Unidas y exhortó al gobierno de Sudán del Sur a que avance con rapidez en la investigación de las denuncias de violaciones y abusos de los derechos humanos.

Desde que estalló el conflicto el pasado 15 de diciembre y la UNMISS comenzó a ofrecer protección a los civiles que huían de la violencia, se calcula que hasta 80.000 personas han encontrado refugio en cerca de una decena de instalaciones de la Misión de la ONU establecidas con ese fin.

La UNMIISS ha subrayado en reiteradas ocasiones el carácter provisional de esa medida y ahora, con la llegada de la época de lluvias, la situación ha empeorado en las instalaciones, debido a la masificación y a la carencia de servicios adecuados, lo que genera el riesgo de surgir y propagarse enfermedades graves.

Las autoridades sanitarias de Sudán del Sur informaron el pasado 15 de mayo de que había constatado un brote de cólera en la capital, Juba, y hasta el momento se han registrado ya 514 casos.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) y otras organizaciones asociadas trabajan con el Ministerio de Sanidad para contener el brote de cólera e impedir su propagación.





.


Noticias relacionadas