Instan a fortalecer la cooperación global para un desarrollo sostenible

El presidente de la Asamblea General, John Ashe Foto: ONU/ Evan Schneider

Share

21 de mayo, 2014 — El presidente de la Asamblea General de la ONU, John Ashe, manifestó hoy que la cooperación Norte-Sur es crítica para acelerar el avance en los Objetivos de Desarrollo del Milenio (ODM) y las metas de desarrollo sostenible que se establecerán en la agenda post- 2015.

Ashe subrayó también que es imprescindible que la ayuda oficial al desarrollo continúe llegando a los países más necesitados y que esos fondos se usen de forma eficaz.

El presidente de la Asamblea intervino este miércoles en la apertura de un evento, que continuará el jueves, dedicado a analizar la cooperación entre los países más ricos y los que tienen menos recursos, a nivel Sur-Sur y a explorar otras vías de colaboración que sirvan para alentar el progreso.

En general, Ashe consideró que las tendencias en cooperación han sido un tanto desalentadoras en los últimos años, aunque se han logrado progresos en 2013, por ejemplo, en ayuda al desarrollo.

También aludió a la creciente relevancia que está teniendo la cooperación entre países del Sur, que abre vías a nuevas oportunidades de acceso a financiación y mercados, a tecnologías y a mejorar la productividad agrícola, a la vez que puede mitigar el impacto de desastres naturales y del cambio climático, entre otros problemas.

“La cooperación Sur-Sur y triangular –entre un país del Norte y dos o más del Sur- puede ayudar a la nueva agenda global de desarrollo, fortaleciendo las capacidades nacionales y la resistencia, así como las redes regionales y los mecanismos. Al mismo tiempo, se gana una voz más firme en las negociaciones globales y en las decisiones políticas cuando los países del Sur se unen”, señaló Ashe en su discurso.

El vicesecretario general de la ONU, Jan Eliasson, aludió también a la importancia de la cooperación Sur-Sur y recordó que el comercio a ese nivel representa alrededor de una cuarta parte del total mundial.

También esa forma de colaboración está siendo valiosa para la protección social y del medio ambiente, entre otros ámbitos, aunque aseguró que este modelo de cooperación no puede sustituir al de Norte-Sur.

“Tenemos que afrontar de manera decidida las desigualdades, que están aumentando. Es muy perturbador que tanta gente carezca de acceso a las tecnologías de la información y la comunicación. Eso obstaculiza el desarrollo y representa graves problemas para la implementación de la agenda post-2015”, resaltó Eliasson.

La administradora del Programa de la ONU para el Desarrollo (PNUD), Hellen Clark, también participó en la sesión de apertura y al igual que Ashe y Eliasson, aludió a la relevancia que tiene un acceso más extendido a las tecnologías de la información y la comunicación (TIC)

Recordó a ese respecto el crecimiento que ha experimentado, por ejemplo, la telefonía móvil, con unos 6.800 millones de abonados en todo el mundo, pero señaló que es importante que el acceso a las TIC “sea equitativo para todos, incluidas mujeres y niñas y las comunidades más pobres”.

“Para asegurar los beneficios del desarrollo humano, las TIC deben contribuir a lograr mejoras reales en la vida de las personas” y aludió Clark a este respeto a la salud, la educación y a otros servicios.

Noticias relacionadas