UNICEF alerta de la tragedia que viven los niños en la República Centroafricana

Desplazados en Bangui. Foto:OCHA/Phil Moore

Share

13 de mayo, 2014 — El representante de UNICEF en la República Centroafricana, Souleymane Diabaté, subrayó hoy los dramáticos efectos que el conflicto está teniendo en la población infantil en ese país, que además registra una de las tasas de mortalidad por enfermedad más elevadas del mundo.

“Antes de la crisis la situación en el país era mala y con este conflicto se ha agravado. Cada 21 minutos muere un niño en la República Centroafricana por una enfermedad que se puede prevenir” , manifestó Diabaté durante una conferencia de prensa.

Afirmó que los niños y niñas en ese país están siendo testigos y víctimas de una violencia terrible y brutal y viven una pesadilla que es real.

Explicó que UNICEF ha identificado desde diciembre pasado a 194 menores que han sufrido mutilaciones o fueron asesinados, incluso decapitados.

Afirmó que esta es “una crisis olvidada”, que toca a todos de una forma directa o indirecta y que las muertes y los asesinatos afectan tanto a la comunidad musulmana como a la cristiana.

Alertó además de las consecuencias que esta crisis -a la que consideró que la comunidad internacional no está prestando suficiente atención- tiene para los países vecinos y otros en la región, como ya ocurre en Camerún o Chad.

Explicó que este país africano está entre los seis del mundo con una tasa más elevada de mortalidad infantil. Además, se calcula que al menos 6.000 menores están asociados con los grupos armados.

Aludió también al riesgo, especialmente para los niños, de brotes de cólera coincidiendo con la época de lluvias y señaló que UNICEF está ubicando sus recursos de forma que pueda atender con rapidez una emergencia de este tipo.


Noticias relacionadas