Ban Ki-moon aceptó la solicitud de renuncia del mediador para Siria

El Secretario General de la ONU, Ban Ki-moon, informa a la prensa de la renuncia del representante de la ONU y la Liga Árabe para Siria, Lakhdar Brahimi Foto: ONU/JC McIlwaine cepta

Share

13 de mayo, 2014 — El Secretario General de la ONU anunció hoy que ha aceptado la renuncia de Lakhdar Brahimi como el representante especial de la ONU y la Liga Árabe para Siria, que se hará efectiva el próximo 31 de mayo. En declaraciones a la prensa, Ban Ki-moon manifestó que lamentaba la partida de este experimentado argelino, reconocido como uno de los diplomáticos más brillantes a nivel mundial, y que la aceptación de su dimisión fue consultada con la Liga Árabe.

“Que sus esfuerzos no hayan recibido el apoyo efectivo del órgano de Naciones Unidas encargado de mantener la paz y la seguridad y de los países con influencia sobre la situación siria, es un fracaso de todos nosotros”, afirmó Ban.

El titular de la ONU recordó que durante casi dos años, Brahimi buscó poner fin a la brutal guerra civil que ha destruido Siria y que enfrentó retos casi imposibles con la nación árabe, la región del Oriente Medio y una comunidad internacional dividida en su enfoque sobre cómo terminar el conflicto.

Por otro lado, agradeció sus habilidades diplomáticas en la organización de los encuentros en Ginebra y lamentó que las partes, especialmente el gobierno sirio, fueran renuentes a aprovechar esas reuniones para poner fin a la profunda desgracia que vive el país.

Brahimi asumió este cargo el 1 de septiembre de 2012, cuando reemplazó al ex Secretario General de la ONU Kofi Annan.

Al agradecer las palabras del Secretario General, el diplomático egipcio manifestó que el anuncio de su partida era triste y que abandonaba el cargo dejando a Siria en una situación lamentable.

Brahimi expresó su confianza en que el Secretario General continuará haciendo todos los esfuerzos posibles para trabajar con el Consejo de Seguridad, los vecinos de Siria y las partes del conflicto para ponerle fin.

“Tengo la certeza de que la crisis acabará. Y todos los que tienen responsabilidad en el asunto deben recordar que la cuestión es cuántas más muertes, y cuánta más destrucción habrá hasta que el país vuelva a ser el que hemos conocido, la nueva Siria, que será distinta a la del pasado, pero que será la Siria que hemos querido y admirado durante tantos años”, dijo Brahimi.

Después de anunciar el Secretario General la renuncia, Brahimi informó por última vez al Consejo de Seguridad sobre la crisis de Siria en una sesión a puerta cerrada. Al término de la misma explicó a la prensa que había expuesto a los quince miembros de ese órgano "siete asuntos que necesitan ser tomados en consideración" aunque no dio más detalles.

Agregó no obstante que si se actúa sobre ellos “llevarán a un proceso serio de paz”.

Preguntado cual era el mensaje que enviaba a los sirios, en este día en que se anunciaba su renuncia a la labor mediadora que ha venido realizando, respondió que les pedía disculpas una vez más.

“No hemos sido capaces de ayudarlos todo lo que se merecen y todo lo que debíamos haber hecho. Y también decirles que la tragedia en su país se resolverá. Han mostrado una resistencia increíble y dignidad”, manifestó.

“Deben continuar trabajando. La inmensa mayoría de sirios quieren paz y estabilidad en su país, con sus derechos, por supuesto, y estoy seguro que lo conseguirán”, recalcó Brahimi.

El representante de la ONU y la liga Árabe, que no quiso hacer comentarios sobre su posible sucesor, manifestó finalmente al ser preguntado cómo contempla la futura Siria que “la Historia no funciona hacia atrás sino hacia adelante y no creo que la Siria anterior al conflicto va a reinstaurarse”.


Noticias relacionadas