Sudán del Sur: Ban insta a las partes a cumplir el acuerdo de alto el fuego

Protección de desplazados en Sudán del Sur Foto: ONU/saac Billy

Share

12 de mayo, 2014 — El Secretario General de la ONU expresó hoy inquietud por las acusaciones entre las partes enfrentadas en Sudán del Sur de haber violado durante el fin de semana el acuerdo de alto el fuego suscrito el viernes e instó al gobierno y a la oposición a actuar con la máxima moderación.

Ban Ki-moon, que visitó ese país la pasada semana y alentó entonces al presidente Salva Kiir y al líder de la oposición Riek Machar a dialogar, informó este lunes al Consejo de Seguridad de esos y otros contactos y acerca de la dramática crisis humanitaria que se vive allí desde hace cinco meses.

“Si continua el conflicto, la mitad de los doce millones de habitantes en Sudán del Sur serán desplazados internos o refugiados en el exterior, padecerán hambruna o habrán muerto para finales de año”, subrayó Ban durante su presentación.

La Misión de la ONU en Sudán del Sur (UNMISS) informó este lunes de la violación del acuerdo recién firmado en la capital etiope, Addis Ababa, entre las partes.

El domingo se registraron enfrentamientos en el oeste de Bentiu, en el estado Unidad, y también disparos y explosiones en las inmediaciones de su base en esa localidad, donde se está protegiendo a unos 23.000 civiles.

El Titular de la ONU encomió la labor que están realizando los cascos azules en cuanto a proteger y atender a los miles de civiles que huyen de la violencia y enfatizó que las bases de esa Misión en el país no están diseñadas para acomodar un flujo de población de tal magnitud, que supera en conjunto las 80.000 personas.

“La política de las Naciones Unidas de abrir nuestras puertas como una opción de emergencia para proteger a civiles inocentes es correcta, sin precedentes y no sin un riesgo considerable para nuestro personal, para nuestras relaciones con las comunidades y para aquellos que tratamos de dar refugio”, resaltó el Secretario General.

Destacó que la prioridad más urgente es poner fin de inmediato a los combates, para que la gente pueda volver a sus casas y cultivar, o de lo contrario hay riesgo de una hambruna más adelante,

“Por eso pedimos 30 días de tranquilidad con el respaldo de ambas partes”, declaró durante la sesión abierta del Consejo de Seguridad dedicada a Sudán del Sur.

También pidió a ambas partes que permitan la distribución de ayuda humanitaria y solicitó a la comunidad internacional que provea los recursos necesarios para ello.

Además, es preciso que se haga justicia y se exijan responsabilidades a quienes han cometido graves violaciones de los derechos humanos y otras atrocidades, afirmó Ban Ki-moon y agregó que un tribunal especial o híbrido con carácter internacional debería considerarse para juzgar los crímenes contra la humanidad que al parece se han cometido.

Ban Ki moon, reiteró que los líderes enfrentados deben reafirmar su compromiso para un proceso inclusivo y que aborde las causas de raíz de esta crisis.

En conferencia de prensa posterior a esta sesión de Consejo, el titular de la ONU también se refirió a la situación en Ucrania y solicitó a los que tratan de socavar su unidad e integridad territorial cesar inmediatamente esas acciones.

“Las autoridades de Kiev igualmente deben responder a esos actos con mesura máxima y dentro de los límites de la ley ucraniana y de los principios del derecho internacional”, declaró.

También expresó su angustia por el secuestro de las estudiantes en Nigeria por parte del grupo fundamentalista islámico Boko Haram, y expresó que la amenaza que esta organización implica, requiere fortalecer los esfuerzos en la lucha contra el terrorismo en la región.

El Secretario General explicó que su representante, Said Djinnit, jefe de la Oficina de la ONU para África Occidental, se encuentra ya en la capital nigeriana, Abuja, para reunirse con el presidente Jonathan Goodluck y otros altos funcionarios y asistir a las autoridades en su propósito de lograr la puesta en libertad de las escolares.



Noticias relacionadas