Pillay: urge poner fin al conflicto de Sudán del Sur tras las atrocidades cometidas

La Alta Comisionada de la ONU para los Derechos Humanos, Navi Pillay, durante una visita a Sudán del Sur Foto; UNMISS

Share

09 de mayo, 2014 — La Alta Comisionada de la ONU para los Derechos Humanos, Navi Pillay, afirmó este viernes que el nuevo informe sobre violaciones de derechos humanos en Sudán del Sur subraya la urgencia de acabar con este conflicto.

La evaluación de la Misión de Asistencia de las Naciones Unidas en Sudán del Sur (UNMISS) indica que se han vulnerado de forma masiva las garantías fundamentales de la población civil.

Durante una conferencia de prensa en Ginebra, el portavoz de la Alta Comisionada de la ONU, Rupert Colville, señaló que posiblemente se han cometido crímenes de guerra y contra la humanidad.

“El informe incluye relatos detallados sobre asesinatos masivos de odio por motivos étnicos y venganzas, incluyendo el asesinato deliberado de civiles, atrocidades como ejecuciones sumarias, violaciones y otras formas de violencia sexual, entre ellas la esclavitud”, señaló Colville.

La Alta Comisionada alertó ya de la grave situación en una reciente visita a ese país, adonde viajó con el asesor especial del Secretario General sobre la prevención de genocidio.

Para elaborar su informe, la UNMISS ha entrevistado a más de 900 víctimas y testigos de esas atrocidades.

Por otra parte, la Misión de la ONU expresó hoy su esperanza de que las conversaciones entre el presidente Salva Kiir y el líder opositor Riek Machar, previstas para este viernes en la capital etiope, Addis Ababa, logren reactivar el proceso de paz, lleven a una solución política y pongan fin a la violencia en el país.´

La UNMISS ha constatado movimientos de tropas gubernamentales y de la oposición en los alrededores de Bentiu y cerca de su base, y el jueves se registraron tiroteos esporádicos. Más de 23.000 civiles están allí bajo la protección de los casos azules.

Esa Misión ha pedido una vez más a las partes implicadas en esta crisis que no acantonen tropas o combatan cerca de su base o de las áreas donde se acoge a civiles que huyen de la violencia y les solicita que respeten las instalaciones de las Naciones Unidas.

Noticias relacionadas