La ONU pide más atención a los desastres naturales en Afganistán

Desprendimiento de tierra en el noroeste de Afganistán, que causó centenares de muertos Foto: Fardin Waezi/UNAMA

Share

05 de mayo, 2014 — Altos funcionarios de la ONU relacionados con la asistencia humanitaria y la ayuda de emergencia resaltaron hoy la necesidad de que la comunidad internacional preste más atención a los desastres naturales en Afganistán, donde un desprendimiento de tierras acaba de provocar una tragedia.

La coordinadora adjunta de Ayuda de Emergencia de la ONU, Kyung-wha Kang, y el coordinador humanitario para ese país, Mark Bowden, sobrevolaron la zona noroeste en la que se produjo el suceso el pasado viernes, que podría haber causado la muerte de unas dos mil personas, según cálculos oficiales.

Kang ha viajado a diversas áreas del país durante una visita de tres días y se ha entrevistado también con el gobernador de la provincia de Badakhsham, donde ocurrió el corrimiento de tierras, y con personal de las agencias de la ONU y otras organizaciones que están prestando asistencia.

“Esta tragedia resalta la necesidad de dar más atención a un asunto más amplio, el de los desastres naturales que son tan frecuentes en el norte del país, como las inundaciones, los desprendimientos y las sequías”, manifestó la coordinadora de la ONU.

Añadió que esto debería recibir más atención de la comunidad internacional y a más largo plazo, para que el país esté mejor preparado para afrontar eventos como este y reducir los riesgos de desastres.

Afganistán es un país muy propenso a desastres naturales debido a su ubicación geográfica y a la degradación del entorno. En recientes semanas ha habido inundaciones también en las provincias del norte, que han dejado al menos 159 muertos y unas 71.000 personas han resultado afectadas.

En la localidad de Abi-Barak, el desprendimiento de tierras provocó el desplazamiento forzoso de unas 700 familias.

El Programa Mundial de Alimentos (PMA) ha distribuido más de 80 toneladas de alimentos y UNICEF y otras agencias han aportado asistencia médica y ayuda sicológica a los niños afectados por la tragedia.


Noticias relacionadas