UNICEF indignada por el ataque a un centro médico en la República Centroafricana

Una niña se somete a una prueba de nutrición en Bangui Foto:UNICEF/Roger LeMoyne

Share

29 de abril, 2014 — El Fondo de la ONU para la Infancia (UNICEF) expresó hoy su indignación por el ataque reciente a un centro médico en la localidad de Boguila, en el norte de la República Centroafricana, que causó la muerte de 22 civiles y entre ellos de tres trabajadores de la organización Médicos sin Fronteras

“Ataques a instalaciones y al personal sanitario son una grave violación de los derechos de los niños a la salud y compromete seriamente nuestra capacidad para proveer ayuda crucial a aquellos que más lo necesitan”, manifestó Manuel Fontaine, director regional de UNICEF para África Central y Occidental.

Fontaine pidió a las partes implicadas en el conflicto en ese país que respeten los centros de salud como instituciones neutrales y refugios para tratar a los niños, a los heridos y a los enfermos.

Por otra parte, la Misión de la ONU en República Centroafricana (MINUSCA) y la Agencia de la ONU para los Refugiados (ACNUR) condenaron el ataque que sufrió el lunes un convoy humanitario que transportaba a un grupo de musulmanes a un lugar seguro, y que causó dos muertos y seis heridos.

El convoy de 18 camiones transportaba a unas 1.300 personas desde un barrio de la capital, Bangui, a diversas localidades en el norte del país cuando fue alcanzado por una granada.

ACNUR calcula que, hasta hace una semana, había más de 600.000 desplazados internos en la República Centroafricana debido al violento conflicto que vive ese país y entre ellos hay unos 15.000 musulmanes en situación de riesgo, pues están rodeados y amenazados por grupos anti-Balaka en una quincena de localidades en el oeste del país.

Noticias relacionadas