Myanmar: trabajadores humanitarios regresan al estado de Rakhine

Desplazados en el estado de Rakhine, Myanmar Foto:OCHA/Michelle Delaney

Share

22 de abril, 2014 — Cerca de cuarenta trabajadores humanitarios de la ONU y de otras organizadas internacionales que prestan servicios en el estado de Rakhine, en Myanmar, han podido reanudar la actividad después de semanas de interrupción a causa de la inseguridad, informó hoy la Oficina de la ONU para la Coordinación de Asuntos Humanitarios (OCHA).

Numerosos proveedores de asistencia urgente tuvieron que ser evacuados después del brote de violencia que surgió a finales de marzo en la capital de ese estado, Sittwe.

Más de un treintena de oficinas e instalaciones de la ONU y de otras agencias resultaron dañadas por actos violentos cometido por grupos incontrolados, en una zona en la que los enfrentamientos intercomunales han sido frecuentes en los últimos años y han provocado más de un centenar de muertos y numerosos desplazados.

Según la OCHA, se calcula que en Rakhine hay unos 800,000 musulmanes que se identifican asimismo como Rohingya, aunque las autoridades los denominan Bengalis.

Esta comunidad sufre restricción de movimientos porque algunos sectores de población los considera inmigrantes ilegales, a pesar de que muchos han vivido en Myanmar por generaciones.

Por otra parte, en el estado de Kachin, en el sur de Myanmar, recientes enfrentamientos entre tropas gubernamentales y milicias separatista han provocado el desplazamiento forzado de miles de personas y entre ellos de más de un millar de niños, lo que pone en grave riesgo su salud, alertó UNICEF.


Noticias relacionadas