Experto de la ONU pidió reducir más los gastos militares

El comercio poco regulado de las armas de fuego tiene consecuencias humanitarias y de desarrollo adversas. Foto. ONU/Shafiqullah Waak

Share

14 de abril, 2014 — El experto independiente de la ONU sobre la Promoción de un Orden Internacional Democrático y Equitativo, Alfred de Zayas, pidió hoy a los gobiernos que aumenten la transparencia y los recortes en gastos militares.

Además, les instó a incrementar las inversiones en nutrición, salud, protección del medio ambiente y otros importantes retos del desarrollo sostenible .

En un mensaje con motivo del Día Mundial de Acción sobre el Gasto Militar, de Zayas afirmó que toda democracia debe involucrar a la sociedad civil en el proceso de establecer los presupuestos y todos los sectores sociales deben ser consultados para determinar las prioridades reales de la población.

Añadió que a los grupos de presión, incluyendo los contratistas militares y otros representantes del complejo militar-industrial, no se les debe permitir secuestrar estas prioridades en detrimento de las necesidades reales de la población.

El experto instó a los parlamentos del mundo a poner en práctica la voluntad del pueblo, sobre la base de encuestas de opinión y a reducir de manera significativa los fondos para la producción de armas, la investigación militar, bases militares en el extranjero, la vigilancia de los ciudadanos privados, la recolección de información y las operaciones militares abiertas o encubiertas.

Por otro lado, sostuvo que los ingresos fiscales deben reorientarse hacia la promoción de los derechos civiles, políticos, económicos, sociales y culturales, para la investigación de fuentes de energía sostenibles y para la promoción del desarrollo sostenible.

Según el Instituto de Investigación de la Paz de Estocolmo, los niveles de gastos militares a nivel mundial se hallan en su punto más alto, y alcanzaron el 2012 un total de 1,75 billones de dólares, una cifra que de Zayas describió como “un uso desmedido de los recursos. "

"En un mundo donde millones de seres humanos viven en condiciones de pobreza extrema, mueren de desnutrición y la falta de atención médica, donde pandemias siguen matando, es imperativo seguir de buena fe las negociaciones de desarme y cambiar los presupuestos de producción de armas, belicismo, y la vigilancia de los particulares, y dedicarlos a hacer frente a los desafíos globales", señaló de Zayas.

Entre esos desafíos se incluyen la ayuda humanitaria, la protección ambiental, la mitigación del cambio climático y la adaptación, la prevención de pandemias y el desarrollo de una economía verde.

Noticias relacionadas