Navi Pillay condenó el uso de torturas en centros de detención sirios

La Alta Comisionada de la ONU para los Derechos Humanos, Navi Pillay Foto: ONU/Paulo Filgueiras

Share

14 de abril, 2014 — La Alta Comisionada de la ONU para los Derechos Humanos condenó hoy el uso rampante de la tortura en los centros de detención en Siria, tanto por parte del gobierno como por algunos grupos de oposición y recordó que es un crimen de guerra cuando se utiliza en el marco de un conflicto armado.

Navi Pillay urgió a ambas partes a detener esa práctica inmediatamente.

La Oficina de la Alta Comisionada divulgó un estudio que contiene testimonios detallados de víctimas y testigos de esos abusos. El documento cita entrevistas de expertos en derechos humanos con individuos que han pasado por centros de detención durante el conflicto en Siria.

La portavoz de Pillay, Cécile Pouilly, explicó que, según los testimonios recogidos, al llegar a esos centros los detenidos son golpeados y humillados durante horas por los guardias del lugar, lo que representa una violación de las leyes de derechos humanos.

“El derecho internacional estipula inequívocamente la prohibición absoluta del uso de la tortura. No hay excusa para utilizarla y las personas que detentan la autoridad deben condenar la tortura y los malos tratos”, subrayó Pouilly.

De acuerdo con el estudio, se han dado casos de individuos que han muerto mientras estaban detenidos y se cree que la tortura fue la causa de los decesos.

Con respecto a la tortura por parte de los grupos de oposición, el análisis reporta un aumento de esa práctica desde 2013, especialmente en el norte del país.

Noticias relacionadas