La ONU insta a acabar con la violencia sexual en República Democrática del Congo

Aldeanos huyen de Kivu Norte, en la República Democrática del Congo Foto archivo; ONU/Sylvain Liechti

Share

09 de abril, 2014 — La Alta Comisionada de la ONU para los Derechos Humanos, Navi Pillay, presentó hoy un informe que ha realizado su Oficina y la Misión de la ONU en la República Democrática del Congo (MONUSCO) en el que se resalta que la violación y otras formas de violencia sexual siguen siendo un asunto muy grave en ese país y miles de personas han sido victimas de esas agresiones en los últimos cuatro años.

Durante ese periodo, un equipo investigador de la ONU, registró 3.635 víctimas de violencia sexual en todo el país y la gran mayoría de ellas son mujeres (2.648). También se incluye a 906 menores y entre ellos a uno de tan sólo dos años de edad.

Durante la presentación del informe Pillay, explicó que las agresiones sexuales constatadas ocurrieron en su mayoría durante ataques a aldeas y en otras acciones en que también se realizaron matanzas, secuestros y saqueos.

“Sobre a la información recogida, da la impresión de que grupos armados y agentes estatales fueron presuntamente responsables de alrededor de la mitad de los casos de violencia sexual que hemos constatado”, manifestó Pillay durante una conferencia de prensa.

El informe reconoce los esfuerzos realizados por las autoridades congolesas para combatir la impunidad respecto de esos crímenes pero subraya que deben hacer mucho más para exigir responsabilidades a quienes los perpetraron.

La investigación reveló que la violación ha sido utilizada como un arma de guerra para intimidar a comunidades y castigar a civiles que se presumía colaboraban con el bando rival en áreas ricas en recursos naturales donde se producían frecuentes enfrentamientos para conseguir su control.

Navi Pillay pidió a las autoridades de ese país que den prioridad a combatir la violencia sexual y a juzgar a quienes cometen actos de ese tipo, que se compense y se proteja a las víctimas y a los testigos y se garantice que los condenados por esas agresiones cumplen las condenas.

En la conferencia de prensa también participaron el jefe de Operaciones de Mantenimiento de la Paz de la ONU, Hervé Ladsous y la representante del Secretario General sobre la Violencia Sexual en Conflictos, Zainab Hawa Bangura.

Ladsous subrayó en su intervención el firme compromiso de la ONU y de MONUSCO en la eliminación de la violencia sexual en ese país y de la violación como arma de guerra, así como para acabar con la impunidad.

“MONUSCO continúa propugnando y apoyando al gobierno congolés para fortalecer y reformar el sistema judicial y penitenciario. No tiene sentido poner a un condenado por esos crímenes entre rejas si va a escapar en breve y a cometer los mismos delitos de nuevo”, señaló y reiteró la necesidad de contar con unas fuerzas armadas y policiales profesionales.

La representante del Secretario General sobre la Violencia Sexual en Conflicto, cuya oficina también ha colaborado en la elaboración del informe, relató por su parte algunos de los compromisos adquiridos por el gobierno congolés para afrontar este problema en todos aspectos y aludió a la colaboración que está prestando la ONU y al apoyo que debe dar la comunidad internacional a esos esfuerzos.

Bangura señaló que el énfasis de cara al futuro es proveer apoyo adecuado y a tienpo a las victimas de ese flagelo y medios para que los supervivientes puedan recobrar sus vidas y superar esos traumas.“

Noticias relacionadas