Colombia pide a la comunidad internacional que siga apoyando las labores de desminado

Foto:ONU/Tobin Jones

Share

03 de abril, 2014 — Colombia reiteró hoy el compromiso de limpiar su territorio de artefactos explosivos antipersonal, que tantas víctimas han causado como resultado del conflicto interno de más de cincuenta años, y solicitó a la comunidad internacional que continúe ayudando a lograr ese objetivo.

En un panel celebrado este jueves como parte de la Semana de la Lucha contra las minas que se celebra en la sede de la ONU, la recién nombrada representante permanente de Colombia ante Naciones Unidas, María Emma Mejías, afirmó que en la medida que el proceso de paz avance y que el país entre en una fase de post-conflicto, se conseguirán progresos hacia la eliminación total de minas antipersonal.

“Hemos sufrido ese flagelo durante décadas con efectos demoledores para la población, particularmente esa población rural, a veces invisibles, y donde las mujeres son mayoritariamente las afectadas”, declaró la embajadora.

Durante el debate se recordó que Colombia es el segundo país a nivel mundial con más minas antipersonal, solamente superado por Afganistán. Desde 1990 al 2014, se estima que más de 10.650 personas han resultado afectadas por explosiones de esos artefactos.

El Subsecretario General Adjunto del Departamento de Operaciones de Mantenimiento de la Paz, Dimitry Tito, destacó los esfuerzos de Colombia por despejar su territorio de esas minas y señaló que es muy alentadora la ayuda que las autoridades de ese país ofrecen a la población a ese respecto.

El panel se celebró en vísperas de conmemorarse, el 4 de abril, el Día Internacional de información sobre el peligro de las minas y de asistencia para las actividades relativas a las minas, que estableció la Asamblea General en 2005.

Los doce organismos de la ONU relacionados con el asunto de las minas antipersonal quieren fomentar en esta ocasión la participación de las mujeres en esa actividad, para hacer que esta tarea sea más eficiente y efectiva.

Este objetivo conlleva fortalecer el papel de las mujeres de todas las comunidades para que se involucren en la inspección sobre el terreno, en la toma de decisiones sobre la estrategia de desminado y en la implementación de iniciativas de desarrollo posteriores, entre otras fases.




Noticias relacionadas