Ban Ki-moon apela en la cumbre UE-UA a la solidaridad para afrontar desafíos comunes

El Secretario General de la ONU, Ban KI-moon y el presidente de la Comisión Europea, Jose Manuel Barroso, durante la cumbre UE-UA en Bruselas Foto: ONU/Evan Schneider

Share

02 de abril, 2014 — El Secretario General de la ONU manifestó hoy en Bruselas, durante la sesión inaugural de una cumbre conjunta de la Unión Europea y la Unión Africana, que la solidaridad debe ser la guía para afrontar desafíos comunes.

“Europa y África comparten proximidad e historia, ideas e ideales, comercio y tecnología. Están unidas por el flujo y reflujo de personas”, declaró Ban Ki.-moon.

En su discurso señaló que la migración representa desafíos pero también una oportunidad para impulsar el desarrollo humano, promover un trabajo decente y fortalecer la cooperación.

Ban subrayó que la colaboración de la ONU con la Unión Europea y la Unión Africana ha facilitado que millones de personas dispongan ahora de mejor atención sanitaria, vivan en un entorno más seguro y conozcan las ventajas de la prosperidad.

No obstante, alentó a los representantes de los numerosos países que participan en esa cumbre a acelerar el progreso mientras se elabora una nueva agenda de desarrollo sostenible y más inclusivo.

En ese sentido, señaló que es crucial fortalecer el rol de las mujeres y la igualdad de género, garantizar que las voces de los jóvenes son atendidas y que se avanza en la seguridad alimentaria y en la nutrición. También hay que afrontar el cambio climático que, aseguró, “es el asunto decisivo de nuestra época”.

A este respecto, urgió a los líderes europeos a llegar a un acuerdo que confirme su propósito de reducir en un 40 por ciento las emisiones para el 2030 y a los dirigentes africanos a que lleguen a una posición común en la cumbre de la UA en junio, que muestre un liderazgo acorde con el creciente poder económico de África.

El Secretario General de la ONU también participó este miércoles en una reunión de alto nivel sobre la República Centroafricana y subrayó que ese país, que entró en una grave crisis política, económica y humanitaria hace un año, necesita apoyo en áreas clave “y es nuestra responsabilidad colectiva responder”.

En cuanto a la seguridad, Ban recordó que la situación sigue siendo muy volátil y agregó que se ha evitado un genocidio en gran medida porque ha habido un éxodo masivo de minorías a zonas en las que se sienten seguras y entre su propia gente.

Tabién resaltó que se necesitan refuerzos con urgencia que ayuden a la MISCA y a las tropas francesas a restaurar la paz y la seguridad.

El Titular de la ONU señaló que el Gobierno de transición de la República Centroafricana necesita también ayuda con policías, jueces y otros estamentos que contribuyan a restaurar la autoridad del Estado y señaló que sin un presupuesto, la presidenta Catherine Samba-Panza, tiene su capacidad de actuar seriamente limitada.

Ban aludió además a la necesidad de un proceso político inclusivo y añadió que los líderes religiosos y comunitarios tienen un rol importante que jugar.



Noticias relacionadas