El Vicesecretario General de la ONU alerta de los riesgos de una escalada en la crisis de Ucrania

El Consejo de Seguridad de la ONU Foto archivo: ONU/Eskinder Debebe

Share

19 de marzo, 2014 — El Vicesecretario General de la ONU, Jan Eliasson, alertó hoy de los riesgos que una escalada de la crisis en torno a Ucrania puede tener para la paz y la seguridad internacionales y reiteró la necesidad de usar el diálogo como vía para llegar a una solución pacífica del conflicto.

“Ahora enfrentamos los riesgos de una peligrosa escalada mayor, que puede tener ramificaciones para la paz y seguridad internacionales y una seria significación para este Consejo y para las Naciones Unidas”, señaló Eliasson durante un nuevo debate en el Consejo de Seguridad sobre ese asunto.

Ese órgano celebró una sesión abierta sobre la situación en Ucrania después del referendo celebrado en Crimea y tras firmar el presidente Vladimir Putin un tratado con las autoridades de esa península para integrarla, así como a la ciudad de Sevastopol, en la Federación Rusa a la vista de los resultados de la consulta.

Eliasson aludió a los acontecimientos más recientes en esta crisis y recordó los llamamientos reiterados del Secretario General a evitar provocaciones por las partes.

Reiteró que las acciones deben tender a promover un dialogo directo entre Moscú y Kiev que tenga por objetivo acordar medidas específicas que allanen el camino hacia una solución diplomática y agregó que “la vía hacia una resolución pacífica de la crisis está aún abierta”.

El Subsecretario de la ONU para los Derechos Humanos, Iván Šimonovic, informó al Consejo de sus actividades en Ucrania para conocer la situación de las garantías básicas y hacer recomendaciones.

Reiteró que las violaciones crónicas de derechos humanos fue una de las causas principales del levantamiento en Ucrania y que también se cometieron graves violaciones de esas garantías durante las protestas, que provocaron la muerte de más de un centenar de personas, la mayoría de ellos manifestantes.

Señaló que tenía “gran preocupación sobre Crimea, donde la situación sigue siendo tensa en cuanto a la protección de los derechos humanos” y aseguró que hay una necesidad urgente de que supervisores independientes evalúen la situación de esas garantías en toda Ucrania.

El representante de Ucrania ante la ONU, Yuriy Sergeyev, manifestó en su intervención que el referendo, la declaración de independencia de Crimea y su anexión por Rusia “son actos ilegítimos” y pidió “al mundo civilizado” que los considere de igual forma.

El embajador de Francia, Gerard Araud, señaló que, ante una Rusia que no escucha la inquietud de la comunidad internacional y que no ha respondido a las propuestas que se le han planteado para resolver la crisis “tenemos que actuar, al menos para hacerles entender que nunca aceptaremos el hecho consumado que acaba de imponer sobre el terreno” y afirmó que Moscú debe abrir un canal de comunicación con Kiev.

El representante de Rusia, Vitaly Churkin, manifestó por su parte que el referendo en Crimea ha sido “libre” y que su pueblo ha pedido que se la acogiera en la Federación Rusa, a lo que accedió este país. Con ello, aseguro, “se ha solucionado una injusticia histórica”. También propuso un diálogo amplio en Ucrania, con participación de todas las fuerzas políticas y regiones, para arreglar la crisis.

Samantha Power, representante de Estados Unidos, señaló que Rusia es conocida por su grandeza literaria y que la exposición del embajador ruso “muestra más imaginación que Tolstoi o Chejov”.

“Rusia parece que ha decidido reescribir sus fronteras, pero no puede reescribir los hechos. Estados Unidos rechaza la intervención militar rusa y la apropiación de tierras en Crimea”, dijo Power y reiteró que esas acciones suponen una violación de la soberanía y la integridad territorial de Ucrania.

El embajador del Reino Unido, Mark Lyall Grant, reiteró que el referendo en Crimea no es legal y respecto de Rusia señaló que “estamos siendo testigos de la conducta ilegal de un país grande, acosando a sus vecinos, ignorando las leyes internacionales y ajustando de forma unilateral las fronteras internacionales reconocidas en su propio beneficio”.

Otros once países hicieron uso de la palabra durante el debate, el octavo que celebra el Consejo de Seguridad sobre la crisis en Ucrania.


Noticias relacionadas