Comisión Independiente lamenta la ausencia de acciones para terminar con el conflicto en Siria

Consejo de Derechos Humanos. Foto: Photo/Jean-Marc Ferré

Share

18 de marzo, 2014 — El conflicto en Siria afronta nuevas complejidades después de tres años de hostilidades, mientras el gobierno sigue apoyándose en la fuerza y se beneficia de la intervención de combatientes extranjeros, según explicó hoy el presidente de la Comisión Independiente que investiga las denuncias de crímenes cometidos en ese país, Paulo Pinheiro.

Además, hay cientos de grupos armados no estatales y militantes extranjeros extendidos por el país, apoyados con frecuencia por batallones extremistas que imponen sus ideologías radicales, tales como los fundamentalistas islámicos ISIS que se encuentran en las provincias de Aleppo y Al-Raqqah.

Pinheiro presentó este martes su informe al Consejo de Derechos Humanos de la ONU y subrayó también los efectos que este conflicto está causando en la población civil.

“Los civiles continúan siendo víctimas de actos de terror. Además de los esfuerzos valientes de las agencias humanitarias y los países que ofrecen asilo a dos millones y medio de refugiados, la comunidad internacional ha hecho muy poco y permanece como testigo de la difícil situación de los atrapados en los disturbios”, manifestó.

El experto insistió en que es imperativo que las partes y los Estados con influencia trabajen para asegurar la protección de los civiles, así como el acceso de ayuda humanitaria a Siria.

Por su parte, la delegación siria ante Naciones Unidas en Ginebra indicó que la Comisión Investigadora continúa ignorando hasta hoy la recomendación de mostrar imparcialidad e integridad en sus informes.

Según el gobierno sirio, ese grupo de investigación sigue obviando el papel que representan los actores regionales e internacionales que apoyan a grupos de yihadistas y takfiris.

Noticias relacionadas