El embajador sirio señaló que la ONU no reconoce el impacto del terrorismo en su país

El representante permanente de Siria ante la ONU, Bashar Jafaari Foto: UN Photo/Paulo Filgueiras

Share

14 de marzo, 2014 — El Embajador de Siria ante Naciones Unidas, Bashar Jaafari, lamentó que tanto el Secretario General de la ONU, Ban Ki-moon, como el enviado especial, Lakhdar Brahimi, en las intervenciones que hicieron este viernes ante la Asamblea General, no hicieran referencia al terrorismo que impera en el país.

En declaraciones a la prensa, Jaafari añadió que los terroristas están destruyendo la infraestructura de Siria, secuestrando a obispos y monjas, asesinando a jeques en las mezquitas y atacando a líneas aéreas, aeropuertos, acueductos y oleoductos.

También lamentó que ambos funcionarios no hagan distinciones entre el terrorismo y la oposición.

“Por supuesto que necesitamos una oposición nacional y legítima dentro del país. Todos los Estados necesitan una; pero lo que no necesitamos es que grupos armados sean transformados en una oposición por alguien que se supone deba representar las más altas esferas de influencia moral y política de esta organización”, dijo el representante sirio.

Manifestó que repentinamente grupos como Al Qaeda y el Frente Islámico, incluidos en la lista del Consejo de Seguridad de entidades que auspician el terrorismo, ahora son considerados como la oposición siria.

El embajador Jaafari afirmó que, en sus pronunciamientos, Ban y Brahimi tampoco hicieron alusión a las medidas unilaterales coercitivas impuestas contra su país por la Unión Europa y Estados Unidos, a pesar del grave impacto que tienen sobre el bienestar del pueblo sirio.

“Hablan mucho del sufrimiento del pueblo, que ciertamente sufre, pero no van más allá, es imprescindible un análisis profundo de las causas del sufrimiento del pueblo sirio”, subrayó el diplomático.

Noticias relacionadas