Representante de la ONU urge a seguir apoyando la recuperación en Somalia

Familias somalíes desplazadas Foto: FAO Somalia

Share

11 de marzo, 2014 — El representante especial del Secretario General para Somalia, Nicholas Kay, urgió hoy a seguir apoyando la recuperación de ese país de la prolongada crisis política y humanitaria que sufre y subrayó que este año es crucial en ese proceso.

En su informe al Consejo de Seguridad acerca de la situación en ese país señaló que “la mejor esperanza de paz y estabilidad en Somalia, el Cuerno de África y más allá de esa región sigue siendo una Somalia unida, segura y federal”, algo que consideró alcanzable.

Recordó no obstante que los actos de violencia siguen siendo frecuentes en ese país y no descartó que la situación pueda incluso empeorar, y agregó que la inseguridad en la capital, Mogadishu, es un problema para los somalíes, la ONU y la comunidad internacional.

Recordó a este respecto los recientes atentados contra un convoy de la ONU, la sede presidencial y otras instalaciones oficiales y agregó que “el riesgo de más ataques contra el gobierno somalí y otros objetivos internacionales sigue siendo alto”.

Alabó el trabajo que realizan las Fuerzas de la Unión Africana en Somalia (AMISOM) y la colaboración que prestan al ejército somalí en su ofensiva contra el grupo radical Al Shabaab, asi como la cooperación que mantiene con las actividades de la ONU en ese país.

Además de un incremento de la seguridad, la consolidación del Estado y de la paz son igualmente cruciales durante este año, según Kay y explicó que el nuevo gobierno federal está finalizando un plan y plazos para un proceso que lleve a la formación de un Estado federal, una Constitución y la democratización del país para 2016.

Kay resaltó en su intervención ante el Consejo, que realizó por videoconferencia desde Mogadishu, que el progreso en Somalia ha sido mixto hasta el momento, “pero es progreso” y agregó que queda mucho por hacer.

“La reconciliación nacional, el federalismo, la conclusión del proceso constitucional y la reconstrucción de las instituciones de seguridad son cruciales. A pesar de los retrocesos y retrasos, ninguna de esas tareas está fuera de nuestro alcance. Pero el tiempo es esencial. Y ahora es el momento de actuar”, señaló Kay.

El representante de la ONU urgió a la comunidad internacional a seguir apoyando los esfuerzos del gobierno para afrontar los retos pendientes y subrayó que los somalíes “necesitan ver y sentir el beneficio de un incremento de la paz y la seguridad”.

Kay aludió también a la grave crisis humanitaria en ese país y resaltó que, a pesar de lo que ocurre en otras partes del mundo, “Somalia debe seguir siendo una prioridad”. Se calcula que cerca de 3 millones de personas en ese país necesitarán asistencia urgente durante los próximos seis meses.

Noticias relacionadas