Libia: el jefe de UNSMIL ve riesgos de más violencia por la crisis política

El representante especial para Libia y jefe de la UNSMIL, Tarek Mitri Foto; UN Photo/Eskinder Debebe

Share

10 de marzo, 2014 — El Representante del Secretario General para Libia, Tarek Mitri, informó hoy al Consejo de Seguridad de la grave crisis política que vive ese país y de la inestabilidad y actos de violencia que ello está provocando en este periodo de transición.

Mitri, que también es jefe de la Misión de la ONU de Apoyo a ese país (UNSMIL), explicó que los esfuerzos para resolver las diferencia y negociar un acuerdo sobre la gestión de la transición, incluido el futuro del Congreso General Nacional y del gobierno, no han logrado por el momento poner fin a la violencia y acabar con las divisiones que han paralizado el proceso político.

Subrayó que la UNSMIL, ante ese panorama, ha animado de forma continuada a las partes a llegar a un acuerdo sobre las prioridades nacionales y el proceso de transición y ha mantenido frecuentes contactos con lideres políticos y de la sociedad civil con ese objetivo.

“En los últimos tres meses ha habido un incremento dramático de la violencia en todo el país”, señaló Mitri en otro momento de su informe al Consejo y recalcó que Líbia “afronta el riesgo de meterse en una nueva trayectoria de violencia sin precedentes”.

“La UNSMIL sigue preocupada por informes de persistentes torturas, muertes de detenidos, secuestros y arrestos secretos por brigadas afiliadas nominalmente a los ministerios de Justicia o Defensa. La entrega de todos los detenidos al control efectivo del Estado es un requisito previo para el establecimiento del Estado de derecho en el país”, manifestó Mitri en su informe al Consejo.

El representante del Secretario General consideró además que la capacidad del Estado de asumir sus responsabilidades en materia de seguridad se ve entorpecida por la ausencia de un acuerdo político sobre la reconstrucción de un ejército nacional, así como acerca de la integración de combatientes revolucionarios y la retirada de armas.

Mitri concluyó afirmando que un apoyo internacional bien coordinado “es vital” para Libia y que sus ciudadanos esperan esa ayuda en la difícil tarea de consolidar un Estado con instituciones fuertes. No obstante, resaltó que se necesita también el compromiso inequívoco de los líderes libios para lograr ese objetivo y resolver, mediante el diálogo, los principales problemas del país.


Noticias relacionadas