“Niños, no soldados”: la ONU lanza campaña contra el reclutamiento de menores

Niños soldados en la República Democrática del Congo Foto: UNICEF/HQ03-0555/LeMoyne

Share

06 de marzo, 2014 — La ONU lanzó hoy una campaña global para poner fin al reclutamiento de menores por parte de ejércitos y grupos armados involucrados en conflictos, un problema que está presente sobre todo en ocho estados.

“Todos los niños merecen protección, no explotación. Deben estar en la escuela y no en ejércitos y grupos combatientes. Los niños deberían estar armados con bolígrafos y libros de texto, no con pistolas”, manifestó el Secretario General de la ONU, Ban Ki-moon, en un mensaje.

Ban recordó que hace una década el Consejo de Seguridad llamó a las partes implicadas en conflictos a trabajar con la ONU en el diseño de planes que pusieran fin al reclutamiento y al uso de niños.

De los ocho países mencionados en un informe del Secretario General sobre esta cuestión, seis – Afganistán, Chad, Sudán del Sur, Myanmar, Somalia y la República Democrática del Congo- han firmado ya planes con la ONU para acabar con la presencia de menores en sus ejércitos y Yemen y Sudán han expresado su compromiso a actuar también en ese sentido.

“Pido a todos los gobiernos afectados, a las organizaciones regionales y no gubernamentales que trabajen con la ONU para intensificar los esfuerzos encaminados a alcanzar nuestra meta de que en 2016 ninguna fuerza gubernamental use niños”, recalcó Ban en su mensaje, que fue leído por su representante para la cuestión de los niños y los conflictos armados, Leila Zerrougui, durante un evento en Nueva York.

En los próximos dos años esa Oficina, UNICEF y otras agencias de la ONU, y las ONG continuarán ayudando a esos ocho gobiernos en sus esfuerzos para liberar y reintegrar a los niños a la vida civil, así como para poner en marcha medidas que prevengan el reclutamiento de menores. También se abordarán las graves violaciones cometidas en ese sentido por grupos armados.

El director ejecutivo de UNICERF, Anthony Lake, manifestó por su parte que “nadie debería ser testigo ni vivir los horrores de una guerra, y menos aún los niños” y agregó que muy a menudo son ellos son los más afectados por ataques a escuelas u hospitales, por el desplazamiento forzoso de sus familias y también al ser reclutados como combatientes.

“En lugar de jugar con amigos, estos niños están en puntos de control o cargando armas. En lugar de llevar libros en la mano, llevan pistolas. Sus mentes no se ven ampliadas por nuevos conocimientos sino estrechadas por el odio y el dolor que sufren”, manifestó Lake durante su intervención.

Resaltó que el título de esta campaña, “Niños, no soldados”, no podía ser más claro y enfatizó que el reclutamiento de menores “debe terminar”, para lo que es muy importante trabajar con las comunidades locales y reiterar el mensaje de que eso está prohibido.

También resaltó la relevancia que el registro de recién nacidos tiene para prevenir esas prácticas.

Noticias relacionadas