Sudán del Sur: los continuos combates dificultan más la ayuda humanitaria

Desplazados albergados en la base de la UNMISS en Malakal (Foto: Isaac Billy)

Share

03 de marzo, 2014 — La persistencia de los combates en Sudán del Sur está obligando a más personas a abandonar sus hogares y dificulta aún más la asistencia humanitaria, subrayó hoy UNICEF

Alrededor de 900.000 personas, la mitad de ellos menores, ya han tenido que dejar forzosamente sus casas a causa de la violencia y se teme que miles más se sumen a esa cifra, al no haber cesado las hostilidades, resaltó este lunes Ted Chaiban, director de Programas de Emergencia de ese Fondo de la ONU.

A pesar del acuerdo de alto el fuego que suscribieron el gobierno y fuerzas de oposición a finales de enero pasado, continúan los enfrentamientos e incluso se han reportado matanzas de civiles en iglesias y hospitales en la localidad de Malakal, en el norte del país.

UNICEF no descarta que más de 30.000 personas se hayan sumado ya a la abultada cifra de desplazados que registra ese joven país.

Chaiban resaltó que en ese país ya hay ya cientos de miles de hombres, mujeres y niños que tiene un acceso limitado a agua potable, a instalaciones sanitarias, alimentos y a albergue y que en esas precarias condiciones, los menores tienen más riesgo de padecer enfermedades y malnutrición.

Por otra parte, la Misión de la ONU en ese país, la UNMISS, informó hoy de que había observado grandes columnas de humo en la dirección de Malakal, en el estado de Alto Nilo y también se habían constatado amplios movimientos de tropas de la oposición en torno a esa localidad.

La UNMISS también ha ayudado a la policía sur sudanesa en una operación de registro a personas concentradas frente a la entrada de una instalación de la ONU en Juba, la capital del país, en busca de individuos implicados en delitos, de armas y de drogas, que incrementan la inseguridad para unos 16.000 civiles acogidos en esa base.



Noticias relacionadas