Informe de la ONU detalla las graves consecuencias de los cercos en Siria

Residentes en Homs, Siria Foto archivo: OCHA/Jutta Hinkkanen

Share

19 de febrero, 2014 — Los cercos a ciudades impuestos por las fuerzas gubernamentales en Siria y milicias aliadas, así como los que organizan grupos armados de la oposición, han tenido un grave impacto en las poblaciones atrapadas, provocando un gran sufrimiento y la muerte de muchos civiles, según un informe divulgado hoy por la Oficina de la Alta Comisionada de la ONU para los Derechos Humanos

Se calcula que unas 240.000 personas permanecen bloqueadas en áreas bajo asedio en ese país, tanto en zonas rurales en torno a Damasco como en la propia ciudad, y también en Homs y Aleppo.

La Oficina que dirige Navi PIllay subrayó que esos cercos militares a poblaciones representan una clara violación de las obligaciones que contemplan las leyes humanitarias internacionales.

En este documento se relata que en el caso de la ciudad de Homs, los civiles han vivido en la miseria más absoluta por más de 600 días, según explicaron algunos civiles evacuados recientemente.

“La inanición como método de guerra y por añadidura la imposición de cercos que ponen en peligro las vidas de la población civil, al privarles de bienes esenciales para la supervivencia, están prohibidos por las leyes internacionales”, manifestó Pillay.

El estudio afirma que las partes involucradas en el conflicto de Siria han impedido el movimiento de personas, de bienes y los suministros utilizando un sistema de barricadas y retenes, empeorando con ello la escasez de alimentos, de agua, de electricidad, de combustible y también de medicinas.

Agregó que a los bloqueos impuestos por las fuerzas gubermanetales se ha sumado también los bombardeos aéreos, que han provocado la pérdida de vidas humanas y la destrucción de infraestructura indispensable para la supervivencia de la población civil.

Noticias relacionadas