La libertad de prensa, también amenazada por la vigilancia masiva

Foto: UN Photo/Violaine Martin

Share

12 de febrero, 2014 — La vigilancia digital, el asesinato desenfrenado de periodistas, y las presiones comerciales y políticas indirectas sobre los medios de comunicación, son tres de las principales amenazas a la libertad de prensa, destacó hoy el Comité de Protección de Periodistas (CPJ).

Esa organización presentó este miércoles en la sede de la ONU en Nueva York su informe anual “Ataques a la Prensa”.

Según la publicación, en 2013 se registraron un total de 99 asesinatos de periodistas, de los que 70 perdieron la vida por ejercer su labor. La mayoría de esos profesionales cubrían asuntos políticos, cuestiones de derechos humanos, corrupción y situaciones de conflicto.

Los países más peligrosos para los informadores fueron Siria, Iraq y Egipto.

Según el informe del CPJ, Brasil y Colombia se situaron entre las 15 naciones con mayor número de casos en 2013, mientras que México se presenta como el país más peligroso en la región para ejercer la profesión periodística, por la cantidad de casos acumulados en los últimos años. Un total de 70 comunicadores han sido asesinados desde 1994.

Joel Simon, director ejecutivo de esa organización, se refirió en particular a la situación de México, donde apenas el martes fue hallado sin vida, en el estado de Veracruz, Gregorio Jiménez, periodista de un medio local.

“El nuevo gobierno ha intentado presentar que están bajando los niveles de violencia, pero el problema es un problema de raíz. Quiere decir que el narcotráfico ha penetrado tantos sectores que ya no tiene que matar a periodistas, se les puede callar sin matarlos. Ojalá que no muera ningún otro periodista en México. Pero si no muere, no significa que ha mejorado la situación. Puede significar que el miedo es tanto que nadie se atreve a publicar cosas de este nivel”.

En unos de los capítulos del informe se analizan los efectos perjudiciales para la libertad de prensa que tienen los programas de vigilancia masiva en Estados Unidos, así como la capacidad de los gobiernos para almacenar datos, lo cual considera el CPJ que socava la capacidad de los periodistas de proteger sus fuentes.

Noticias relacionadas