La Coordinadora de ONU-OPAQ señala que los retrasos en el proceso de eliminación del arsenal químico sirio no son insuperables

Sigrid Kaag, Coordinadora Especial de la Misión conjunta ONU-OPAQ para la eliminación de armas químicas en Siria Foto:ONU/Evan Schneider

Share

06 de febrero, 2014 — La coordinadora de la Misión Conjunta para Siria de la ONU y la Organización para la Prohibición de Armas Químicas (OPAQ), Sigrid Kaag, informó hoy al Consejo de Seguridad de la marcha del proceso de eliminación del arsenal químico en ese país y señaló que los retrasos en el cumplimiento de algunos plazos no son “insuperables”.

Kaag destacó que el objetivo final del programa de eliminación y destrucción de armas químicas sirias es un “paquete completo” y que la extracción de materiales químicos es una parte grande e importante de él, pero subrayó que también está en marcha la destrucción de estos dentro del país.

“El plazo final del 30 de junio de este año, como hemos dicho y ha reiterado el Secretario General, puede cumplirse. Esa es la fecha importante. Otros plazos intermedios debían haberse cumplido, aunque no ha sido así”, recalcó Kaag a la prensa, al tiempo que señalaba que la inseguridad en Siria había impedido realizar algunas labores de verificación sobre el terreno.

La coordinadora resaltó la importancia que tiene en todo este proceso el conocer los plazos, los volúmenes y los movimientos de material químico previstos, y reiteró la colaboración “constructiva” del Gobierno sirio en esas tareas.

Explicó que este fin de semana visitará de nuevo Siria y que mantendrá conversaciones con las partes implicadas en ese proceso y con el equipo de expertos que trabajan sobre el terreno en las tareas de verificación.

La presidenta de turno del Consejo de Seguridad, la embajadora de Lituania Raimonda Murmokaité aludió al termino de la sesión de consultas a la creciente inquietud que genera el lento ritmo de remoción de armas químicas de Siria y se pide al Gobierno que acelere las acciones para cumplir con su obligación de transportar de una forma sistemática y rápida los productos químicos relevantes hasta el puerto de Latakia, para su salida de ese país.

El Consejo subrayó que Siria tiene la responsabilidad última de garantizar la remoción y destrucción de sus armas químicas de forma puntual y segura y que seguirá observando muy de cerca el cumplimiento de sus disposiciones para conseguir que ese arsenal quede eliminado para el 30 de junio de este año.

Noticias relacionadas