UNESCO alerta de la destrucción de legado cultural en Siria

Ciudad Vieja de Damasco

Share

05 de febrero, 2014 — El Subdirector General de Cultura de la UNESCO, Francesco Bandarin, manifestó hoy que el conflicto en Siria ha afectado al legado cultural en ese país de numerosas formas y a niveles sin precedentes.

En declaraciones a la prensa en Nueva York, Bandarin señaló que se han perdido monumentos emblemáticos, como la mezquita de Umayyad en Aleppo y el castillo de Crac des Chevaliers, del siglo XIII, entre otros lugares de gran valor cultural.

Aludió a lo difícil que es proteger el legado cultural en un país en conflicto, como ocurre en Siria, y agregó que una de las cosas que pueden hacer es tratar de recoger la mayor información posible sobre la situación en que se hallan esos bienes, en lo que está colaborando el gobierno sirio.

Afirmó que en los últimos meses también se ha formado a policías y agentes de aduanas de países vecinos en cuestiones relativas al tráfico ilícito de bienes culturales. Explicó que muchos sitios arqueológicos han sufrido pillaje y eso ha creado un mercado ilegal importante de objetos culturales, que trata de combatir la UNESCO y también INTERPOL.

Bandarin señaló que, además del conflicto propiamente dicho, otro problema relevante es la pérdida de control territorial por parte del gobierno y autoridades locales, que facilita las excavaciones ilegales. En el caso de Siria, esas actividades han afectado a todos los sitios arqueológicos importantes y ha provocado importantes pérdidas.

Para afrontar la progresiva destrucción del legado cultural sirio, UNESCO ha presentado un proyecto a la UE, que ya ha aportado 2,5 millones de euros iniciales a esa iniciativa, por el que se establecerá un equipo de trabajo en Beirut, Líbano, con la misión de recabar datos sobre el estado de los bienes culturales, combatir el tráfico ilícito de esos tesoros y crear conciencia sobre ese problema, entre otras tareas.

Explicó que el gobierno sirio ha hecho una importante labor de protección de los museos importantes del país.

“Treinta y cuatro museos han sido vaciados y su contenido transferido a lugares seguros, con lo que el daño sufrido es menos relevante de lo que hubiera sido de no haberse actuado de forma preventiva, lo que elogiamos”, señaló Bandarin. No obstante, algunas entidades culturales menores sí han sufrido saqueos.

Explicó que la UNESCO también realiza tareas de protección de sitios culturales en otros países en crisis, incluidos Mali, Libia y Egipto.

Ese fondo de la ONU ofreció hoy detalles de la reciente visita de un equipo de expertos a ese último país, para evaluar los daños sufridos por el edificio y los bienes que albergaba el Museo de Arte Islámico y la Biblioteca Nacional, en El Cairo, en un atentado ocurrido el 24 de enero.

La misión constató que la estabilidad del edificio no corre peligro, pero las salas de exposición en ambas instituciones sufrieron numerosos desperfectos y unos 171 objetos artísticos quedaron total o parcialmente destruidos.

Noticias relacionadas