La reconciliación post-conflicto no puede imponerse desde fuera

El secretario general adjunto de la ONU para Asuntos Políticos, Jeffrey Feltman Foto archivo: ONU/Eskinder Debebe

Share

29 de enero, 2014 — El secretario general adjunto de la ONU para Asuntos Políticos, Jeffrey Feltman, manifestó hoy en el Consejo de Seguridad que el cese de hostilidades entre partes que luchan no significa el final de un conflicto, por lo que es necesario prestar más atención a los aspectos relativos a la reconciliación que, además, no puede imponerse desde fuera.

Feltman intervino en una sesión de ese órgano ejecutivo dedicado a analizar las lecciones de las guerras y las vías para llegar a una paz permanente, en lo que se requiere recuperar la confianza en la sociedad afectada por un reciente conflicto.

“La reconciliación debe venir de dentro y no puede ser impuesta desde el exterior. Sin embargo, actores externos, como los Estados miembros, la ONU y organizaciones regionales, pueden animar y facilitar que esos procesos nacionales ocurran lo antes posible. Al mismo tiempo, la comunidad internacional y las sociedades implicadas tienen que dar a la reconciliación el tiempo que necesite”, señaló.

Manifestó que los acuerdos de paz entre partes enfrentadas deben incluir mecanismos para llegar a una reconciliación y señaló que la convocatoria de elecciones y las revisiones constitucionales después de un conflicto deben ser asuntos a considerarse con cuidado, pues si ocurren demasiado pronto pueden tener efectos negativos.

El secretario general adjunto para Asuntos Políticos aludió a las crisis en la República Centroafricana, Siria y Sudán del Sur y señaló que, aunque en ellas juegan un papel grupos foráneos, las raíces y los detonantes de esos conflictos son sobre todo internos.

“En todos esos casos, el final físico de la guerra, que se necesita con urgencia, no producirá una paz y seguridad duraderas”, dijo en otro momento de su intervención y recalcó que los conflictos que se cierran sin reconciliación pueden, y a menudo ocurre así, reanudarse.

También aludió al caso de Iraq y a los progresos logrados en los últimos años, incluido la celebración de comicios en condiciones muy difíciles.

Feltman dijo que, no obstante, también han quedado claras las profundas diferencias entre comunidades, lo que ha impedido lograr metas comunes. Agregó que la crisis actual en Siria hace que la reconciliación en Iraq sean aún más complicada, a causa de la crisis entre sunitas y chiitas en la región.



Noticias relacionadas