La OCHA constata la grave crisis humanitaria en Sudán del Sur

La coordinadora de Asuntos Humanitarios (OCHA), Valerie Amos, visita una base de la ONU en Juba, Sudán del Sur Foto:UNOCHA/Michelle Kierulf

Share

29 de enero, 2014 — La coordinadora de la ONU para Asuntos Humanitarios (OCHA), Valerie Amos, explicó hoy que más de 700.000 personas en Sudán del Sur se han visto forzadas a huir de sus hogares en un periodo de casi siete semanas, a causa del violento conflicto que vive ese país. Además, 123.000 personas se han desplazado a países vecinos.

Amos ofreció una conferencia de prensa en Juba, la capital de este país, al concluir una visita de tres días durante la que se reunió con el presidente Salva Kiir y otras autoridades nacionales e internacionales, y también con miembros de comunidades muy afectadas por la violencia.

“En la ciudad de Malakal, en el estado del Nilo Alto, he visto a personas en circunstancias deplorables, sin comida, en condiciones de escasa sanidad y muy poca agua. Los niños no están en la escuela, y aumentan las necesidades de salud”, explicó Amos a los periodistas.

Agregó que también había hablado con mujeres que tuvieron que caminar durante días para buscar protección y asistencia, así como con niños que resultaron separados de sus padres durante la huida y con personas que han sufrido abusos a causa de su origen étnico o afiliación política.

La coordinadora de ayuda humanitaria de la ONU subrayó que la violencia desatada en ese país desde el 15 de diciembre amenaza el futuro de ese joven Estado que logró la independencia en 2011, y llamó a todas las partes implicadas a restaurar la estabilidad.

Noticias relacionadas