UNESCO subraya la importancia de impulsar la formación de docentes

Escolares en la ciudad de Daraa, Siria Foto:Photo: UNICEF Syria/2013/Kanawati

Share

29 de enero, 2014 — Un 10% del gasto mundial en enseñanza primaria se pierde en educación de mala calidad que no garantiza que los niños aprendan, por lo que uno de cada cuatro escolares en los países pobres no es capaz de leer una oración completa, según un documento divulgado hoy por la UNESCO.

Esta es una de las revelaciones del Informe de Seguimiento a la Educación para Todos publicado por ese fondo de la ONU, que enfatiza la urgencia de que los países impulsen la formación de profesores para mejorar el nivel educativo de los niños.

Se calcula que las deficiencias educativas que tienen unos 250 millones de niños alrededor del mundo representa un coste de unos 129.000 millones de dólares para los gobiernos. En total, 37 países pierden la mitad del dinero que invierten en educación primaria porque los niños no están aprendiendo.

El estudio afirma también que la educación de mala calidad está dejando un legado mundial de analfabetismo mucho más extendido de lo que se creía.

América Latina y el Caribe está cerca de alcanzar la escolarización primaria universal; sin embargo, la región sigue teniendo más de 2,5 millones de niños sin escolarizar y los menores que asisten a la escuela no necesariamente tienen una buena educación.

Así lo explicó Jorge Sequeira, director de la Oficina Regional de la UNESCO para la Educación en América Latina en una entrevista con la Radio de Naciones Unidas.

“Desafortunadamente, los niños en tercero y sexto grado en escuela primaria no están aprendiendo los rudimentos necesarios que deben aprender. Nuestras pruebas simplemente demuestran que estos niños están en rezago. Nos basamos en hallazgos en matemáticas, lectura y ciencias, y eso es muy importante porque se refleja luego en la educación secundaria e, inclusive, educación terciaria”, dijo.

En este contexto, Sequeira afirmó que la clave para superar estas falencias es la preparación de los maestros a través de políticas que no los castiguen sino que les permita enriquecer su formación para enseñar mejor a los niños.

Consideró además que las reformas educativas que incluyen la evaluación de los docentes son positivas, pero subrayó que el profesorado debe participar en su elaboración e implementación.

Noticias relacionadas