El Consejo de Seguridad llama a impedir que terroristas reciban pagos por rescate

Consejo de Seguridad Foto archivo:UN Photo/Paulo Filgueiras

Share

27 de enero, 2014 — El Consejo de Seguridad de la ONU adoptó hoy por unanimidad una resolución en la que exhorta a los Estados miembros a impedir que los terroristas se beneficien del pago de rescates o de concesiones políticas y a asegurar la liberación de rehenes en condiciones de seguridad.

Los quince integrantes de ese órgano ejecutivo reafirmaron que el terrorismo, en todas sus formas y manifestaciones, es una de las amenazas más graves para la paz y la seguridad internacionales y que los actos de ese tipo “son criminales e injustificables”.

El Consejo exhorta también a los Estados a cooperar estrechamente en casos de secuestro y toma de rehenes perpetrados por terroristas.

El documento señala además que el pago de rescates a grupos terroristas “es una de las fuentes de ingresos que apoya sus actividades de reclutamiento”, además de reforzar su capacidad operativa e incentivar futuros secuestros para lograr rescates

Tras la votación intervino el representante permanente adjunto de Argentina, Mario Oyarzábal, quien afirmó que este es un fenómeno complejo que debe abordarse en el ámbito multilateral, y que en casos de secuestro o toma de rehenes hay que primar la vida de estos sobre otras consideraciones.

También resaltó que esta resolución tiene el valor simbólico de reflejar la unanimidad del Consejo en cuanto a iniciar un diálogo tendente a combatir esta forma de financiación del terrorismo

“Ese diálogo en las Naciones Unidas que Argentina apoya, debe tener lugar en el ámbito de la Asamblea General, que no sólo es el foro competente, sino que también garantiza la participación de todos los Estados Miembros en un tema de tanta importancia, con el fin de avanzar hacia los consensos necesarios”, señaló.

El embajador del Reino Unido, Mark Lyall Grant, que presentó el proyecto de resolución, declaró a la prensa que se calcula que en los últimos tres años y medio, los grupos afiliados a Al-Qaeda y otros islamistas radicales han obtenido al menos 105 millones de dólares en pagos por secuestros.

Añadió que es, por tanto, necesario adoptar medidas que garanticen que el secuestro para obtener un rescate "no es percibido mas como un modelo de negocio lucrativo”.


Noticias relacionadas