Desarme y no-proliferación son temas prioritarios de la ONU, afirma el Secretario General

Foto archivo: OCHA/ Jihan El Alaily

Share

21 de enero, 2014 — El Secretario General de la ONU manifestó hoy que el uso de armas químicas en Siria el pasado año fue un duro recordatorio de la necesidad de afrontar los peligros de todo tipo de armas de destrucción masiva, incluido las nucleares.

Ban Ki-moon participó en la sesión inaugural de la Conferencia de Desarme, que celebra su reunión plenaria en Ginebra, y señaló que ese foro puede ser “la fuerza motriz para construir un mundo más seguro y un futuro mejor”.

Ban manifestó que la Conferencia debe afrontar las realidades del siglo XXI y superar las dificultades que han impedido en los últimos años entablar negociaciones sustantivas sobre desarme.

El Secretario General subrayó que el desarme y la no proliferación son asuntos prioritarios para las Naciones Unidas.

“He situado el desarme y la no proliferación como una prioridad en la agenda de la ONU. Una organización operativa puede y debe contribuir de una manera sustancia a la paz y la seguridad internacionales. Los ahorros en armamento pueden ayudar al desarrollo y mejorar el bienestar general”, señaló Ban.

Añadió que el trabajo de la Comisión puede hacer una aportación significativa a medida que la comunidad internacional se esfuerza por lograr los Objetivos de Desarrollo del Milenio y elabora una sólida agenda post-2015.

La Conferencia de Desarme fue establecida en 1979 como un foro multilateral para negociar el control de armas y llegar a acuerdos sobre desarme.

Durante esta primera jornada de trabajo, la Conferencia guardó un minuto de silencio en recuerdo de las victimas del ataque terrorista ocurrido el pasado viernes en Kabul, Afganistán, que causó más de una veintena de víctimas mortales de al menos nueve países.

En ese atentado contra un popular restaurante de la capital, frecuentado por extranjeros, murieron cuatro empleados de las Naciones Unidas.




Noticias relacionadas