El Consejo de Derechos Humanos analiza la crisis en República Centroafricana

Desplazados en Bangui (Foto: ACNUR-S. Phelps)

Share

20 de enero, 2014 — La crisis que vive en estos momentos la República Centroafricana tiene proporciones épicas que requiere una acción inmediata, afirmó hoy el Secretario General de la ONU coincidiendo con una sesión especial del Consejo de Derechos Humanos dedicada a ese país.

Ban Ki-moon alertó sobre la posibilidad de que la violencia actual degenere en atrocidades masivas, con consecuencias humanitarias irreparables.

Ban indicó en un comunicado que “no habrá reconciliación sin responsabilidades” y señaló que la ONU establecerá una Comisión Internacional de Investigación para documentar los abusos y las violaciones de derechos humanos cometidas en el país.

El mensaje del Secretario General fue leído en la sesión por el responsable en funciones de la ONU en Ginebra, Michael Moller.

“La República Centroafricana está en caída libre. Las instituciones que prestan servicios públicos han colapsado. Los servicios de seguridad se han desintegrado. El miedo se ha apoderado del país”, explicó Moller.

Subrayó además que las tensiones interreligiosas “no han formado parte de la República Centroafricana en el pasado y no deberían ser una parte de su futuro”.

La Alta Comisionada de la ONU para los Derechos Humanos destacó, por su parte, las graves violaciones de las garantías básicas cometidas por ex integrantes de la coalición Séléka, en especial contra la población cristiana.

En respuesta a estas atrocidades, grupos armados cristianos, los anti-Balaka, han atacado a ex miembros de Séléka y a civiles musulmanes.
Una misión de su Oficina ha podido confirmar graves violaciones de las garantías fundamentales cometidas por todas las partes en conflicto.
Esa misión ha documentado ejecuciones masivas, torturas, violaciones sexuales detenciones arbitrarias y saqueos.

Noticias relacionadas