Sudán del Sur: la violencia puede aumentar el hambre en el país

Desplazados en Sudán del Sur (Foto/archivo: ACNUR-K. McKinsey)

Share

13 de enero, 2014 — La FAO y el PMA subrayaron hoy los graves efectos que la violencia actual en Sudán del Sur está teniendo en la población, así como las dificultades que encuentran para proveer asistencia humanitaria.

La FAO señaló que el conflicto pone en riesgo los avances en seguridad alimentaria logrados en los últimos dos años por ese país y podría incrementar el hambre y la malnutrición entre su población.

La creciente inestabilidad ha interrumpido el desarrollo del sector agrícola, del que depende alrededor del 78 por ciento de la población rural sursudanesa . Además, está provocando un alza de los precios del combustible y los alimentos y ha afectado a los mercados locales.

Antes de la crisis actual, la FAO pronosticaba que unos 4,4 millones de personas en ese país puede carecer de los alimentos básicos durante este año.

El Programa Mundial de Alimentos (PMA) por su parte ha puesto en marcha un nuevo plan de emergencia para ampliar la ayuda a la población civil durante los próximos tres meses, para lo que necesitará 57,8 millones de dólares.

Su objetivo es llevar asistencia básica a unos 400.000 desplazados internos y en especial a madres y niños.

El PMA explicó en un comunicado que ha logrado asistir a unas 100.000 personas desde que surgieron los enfrentamientos armados a mediados de diciembre. Sin embargo, tanto su personal como el de otras organizaciones humanitarias tiene grandes dificultades aún para llegar a algunas áreas y han sufrido además el pillaje en algunos almacenes.

Esta agencia de la ONU calcula que alrededor del 10 por ciento de sus suministros almacenados en ese país han sido robados, que habrían servido para alimentar a unas 180.000 personas durante un mes.




Noticias relacionadas