UNMISS atiende nacimiento de más de 30 bebés en su clínica de Juba

Base de la UNMISS en Juba (Foto: UNMISS-Shantal Persaud)

Share

27 de diciembre, 2013 — Los doctores de los hospitales militares de las operaciones de paz no están acostumbrados a atender partos con frecuencia, pero en la clínica de la base de la Misión de la ONU en Sudán del Sur (UNMISS) en Juba, de pronto, los médicos han tenido que cambiar su rutina.

Más de 30 bebés han nacido en esa instalación en los últimos diez días, desde que estalló el conflicto en el país africano.

La base se ha convertido en el refugio de unas 10.000 personas que huyeron de la violencia, aunque en total, el conflicto ha provocado el desplazamiento de al menos 80.000 sursudaneses, en su mayoría mujeres y niños.

Cuatro de esos bebés nacieron precisamente el 25 de diciembre, en Navidad, relató el Comandante Nour Sarin, cirujano camboyano del Nivel II del Hospital.

“Estoy muy feliz. Hoy asistí en el nacimiento de tres bebés, las tres son niñas. Estoy muy feliz. Tres niñas nacieron en Navidad”, dijo el cirujano.

Phok Chanthy, director de la clínica, explicó que hasta el momento hay 31 recién nacidos en el hospital.

Los médicos de la base son soldados del ejército de Camboya, que están acostumbrados a tratar las dolencias de unas 1.100 personas, casi siempre soldados.

Con el influjo de civiles desplazados, los profesionales se han visto sobrecargados con las necesidades de unas 10.000 personas que viven a la intemperie, sin suficiente comida o agua potable.

Además de partos, los galenos deben tratar ahora casos de malaria, infecciones respiratorias, gripes, y pacientes con diarrea.

Una de las enfermeras da la bienvenida a otro bebé nacido en Navidad, con este suman 32 infantes dados a luz en los últimos días.

La clínica en Juba no cuenta con suficiente leche de fórmula para los recién nacidos. UNICEF está aportando medicinas para los hospitales de la UNMISS.

Las madres están acogidas ahora en el recinto, les han acomodado unos colchones en el piso, pero el hacinamiento es grande y pronto tendrán que regresar a la intemperie con el resto de sus familias.

Noticias relacionadas