ONU aumenta asistencia a desplazados en Sudán del Sur

Civiles en instalaciones de la ONU en Juba (Foto: UNMISS-Julio Brathwaite)

Share

24 de diciembre, 2013 — La Oficina de la ONU para la Coordinación de Asuntos Humanitarios (OCHA) calcula que la cifra de desplazados a causa del violento conflicto en Sudán del Sur se eleva ya a 81.000 personas y no descarta que sea incluso mayor.

Tanto esta agencia como el Fondo de la ONU para la Infancia (UNICEF) destacaron hoy la precaria situación en la que se hallan los desplazados, la mayoría de ellos mujeres y niños, así cómo las dificultades que tienen para suministrar ayuda a aquellos grupos que se hallan lejos de las instalaciones de la Misión de la ONU en ese país (UNMISS) a causa de la inseguridad.

Las organizaciones humanitarias han acelerado la distribución de alimentos entre las 20.000 personas refugiadas en las bases de UNMISS en Juba y en Bentiu, y también han suministrado medicinas y equipamiento quirúrgico y para la salud reproductiva al hospital de Juba. Además, se ha habilitado una clínica en una de las bases de la Misión en esa localidad, que atendió el lunes a varios centenares de personas.

UNICEF subrayó por su parte la grave situación en la que se hallan miles de niños en Sudán del Sur a causa del violento conflicto y urgió a los líderes de ese país a resolver sus diferencias por medios pacíficos.

El personal de UNICEF está particularmente preocupado por los residentes en el área de Bor, en el estado de Jonglei, donde los enfrentamientos entre tropas gubernamentales y milicias rebeldes han sido más graves.

El representante de esa agencia en Sudán del Sur, Iyorlumun Uhaa, resaltó que los niños están siempre entre los sectores más vulnerables en situaciones de conflicto y que muchos de ellos no tienen donde cobijarse, pasan días soportando un intenso calor y tienen que dormir a la intemperie durante las frías noches.

El Programa Mundial de Alimentos (PMA) a su vez, está distribuyendo raciones alimentarias entre los miles de desplazados que han buscado refugio en las bases de UNMIS y prevén extender esa ayuda a los afectados en otras zonas del país.

El PMA también ha ayudado a 80 organizaciones humanitarias a evacuar a su personal de zonas en las que corrían grave riesgo a causa de la escalada de la violencia.

Noticias relacionadas