ONU repudia el ataque a civiles y cascos azules en Sudán del Sur

Share

20 de diciembre, 2013 — El Secretario General y el Consejo de Seguridad de la ONU condenaron en los términos más enérgicos el ataque a la base de la Misión de Naciones Unidas en Sudán del Sur (UNMISS), en Akobo, estado de Jonglei, que dejó al menos once civiles muertos y se cobró la vida de dos cascos azules.

Las muertes ocurrieron cuando unos 2.000 hombres armados irrumpieron en el recinto y abrieron fuego contra los civiles de la etnia Dinka que se encontraban refugiados ahí.

Ban Ki-moon ofreció sus condolencias s a los familiares de los militares caídos y al gobierno de la India, país de donde eran los soldados. Del mismo modo manifestó su solidaridad a las familias de los sursudaneses muertos.

Ban reiteró su llamamiento a las partes a actuar con moderación y cesar las hostilidades, e instó a los líderes del Movimiento Popular de Liberación de Sudán (SPLM) a mostrar compromiso y liderazgo en nombre del pueblo sursudanés y a resolver inmediatamente sus diferencias personales mediante el diálogo.

Por su parte, el Consejo de Seguridad conminó a la calma en el país africano, que lleva dos años de independencia y afronta una crisis política y una escalada de la violencia étnica en áreas urbanas.

El embajador de Francia ante la ONU, Gerard Araud, presidente en turno del Consejo, declaró ante la prensa tras una reunión cerrada, que el órgano de seguridad “condena en los términos más enérgicos los enfrentamientos y la violencia contra los civiles de comunidades étnicas específicas que están ocurriendo en el país, y que ha resultado en cientos de muertos y heridos, así como en miles de desplazados internos”.

Araud externó el llamado del Consejo a las partes a resolver sus desacuerdos políticos por la vía pacífica, y al presidente de ese país a demostrar liderazgo para una resolución de la crisis.

Noticias relacionadas