La corrupción impide el crecimiento económico, advierte Ban en jornada contra el flagelo

Share

09 de diciembre, 2013 — La corrupción impide el crecimiento económico al elevar los costos y socava la gestión sostenible del medio ambiente y los recursos naturales, además de quebrantar los derechos humanos fundamentales, agravar la pobreza e incrementar la desigualdad al desviar fondos de la atención de la salud, la educación y otros servicios esenciales.

Así lo advirtió hoy el Secretario General de la ONU con motivo del Día Internacional contra la Corrupción.

En su mensaje, Ban Ki-moon recordó que los efectos de ese delito afectan a miles de millones de personas en el mundo.

“Es fruto de la actividad criminal, el mal funcionamiento de las instituciones estatales y una débil gobernanza, a la vez que contribuye a estos fenómenos”, apuntó Ban.

Para romper ese círculo vicioso, es esencial una buena gobernanza que gestione el desarrollo sostenible y fundamental para combatir la delincuencia organizada, agregó.

El titular de la ONU recordó que cada eslabón de la cadena del tráfico está expuesto a la corrupción, desde las cantidades que los traficantes de armas y drogas pagan para sobornar a funcionarios corruptos hasta los permisos y licencias fraudulentos utilizados para facilitar el tráfico ilícito de recursos naturales.

“En este Día Internacional contra la Corrupción, insto a los gobiernos, el sector privado y la sociedad civil a que tomen una postura colectiva contra esta compleja patología social, política y económica que afecta a todos los países”, puntualizó Ban.

Por su parte, el director general de la Oficina de la ONU contra la Droga y el Delito (UNODC), Yuri Fedotov, exhortó a los 171 Estados parte de la Convención Internacional contra la Corrupción, elaborada hace diez años, a continuar haciendo valer ese instrumento para erradicar ese lastre.

Noticias relacionadas