Alta Comisionada pide a Israel reconsiderar proyecto de ley que desplazaría a beduinos

Share

25 de julio, 2013 — La Alta Comisionada de la ONU para los Derechos Humanos, advirtió hoy que si el parlamento israelí aprueba una ley que pide la demolición de unas 35 villas en el desierto de Néguev, se afectará gravemente la vida de unos 40.000 beduinos árabes.

Navi Pillay afirmó que esa legislación es una afrenta para los derechos de las minorías en Israel y otro indicador de las prácticas discriminatorias de ese país contra sus propios ciudadanos árabes.

La aprobación de la ley implicaría que los beduinos abandonaran sus hogares, no tuvieran derecho a poseer tierras y, en nombre del desarrollo, acabaría con las tradiciones culturales y la vida social de ese colectivo.

El portavoz de Pillay, Ruppert Colville, dijo que la Alta Comisionada ha solicitado a las autoridades israelíes reconsiderar ese proyecto de ley y permitir una consulta genuina con los beduinos.

“Se han realizado algunas consultas, pero en nuestra opinión y la de muchos beduinos y ONG, los afectados no tuvieron carácter participativo y no se tomaron en cuenta sus opiniones. Los beduinos árabes en el Néguev son ciudadanos israelíes y tienen los mismos derechos que los otros ciudadanos, incluyendo el derecho a la tierra”, puntualizó el portavoz.

Noticias relacionadas